El Registro Civil tiene muchas posibilidades de quedarse en el Casco Vello de forma permanente. El director xeral de Xustiza, Juan José Martín Álvarez, anunció ayer que el traslado del servicio a dos edificios del barrio histórico "no es una salida provisional", puesto que "no tiene por qué estar en los juzgados al tener funciones administrativas". ¿Es una solución definitiva? Álvarez apostilló que cuando esté en marcha la Cidade da Xustiza, "será una decisión que habrá que tomar".

El director xeral y la delegada del Gobierno gallego en Vigo, Lucía Molares, se reunieron con el juez decano, Germán Serrano, para explicarle el convenio aprobado por el Consello de la Xunta, que consiste en la ubicación del Registro en un bajo de Abeleira Menéndez ya rehabilitado y un solar vacío en San Sebastián, para el que habrá que redactar un proyecto de reconstrucción.

Molares anunció una inversión de entre 1,2 y 1,5 millones de euros (incluida la adquisición de las propiedades al Consorcio del Casco Vello). "Estamos cumpliendo con una petición realizada por el juez decano y dando respuesta a las necesidades de las infraestructuras judiciales", ensalzó la delegada territorial, quien criticó la "pasividad del Concello" a la hora de expropiar los terrenos para poder ejecutar la Cidade da Xustiza.

Por su parte, el director xeral recordó el problema de espacio en los juzgados de la calle Lalín. Estimó que los 550 m2 que quedarán libres tras el traslado del Registro podrán albergar dos nuevas salas. Pero esto no será posible hasta dentro de dos años. Martín Álvarez avanzó que una vez que comience la obra, el plazo de ejecución "no excederá de los 12 o 15 meses". "Estará en esta legislatura", apuntó Molares. Las consellerías de Medio Ambiente, Facenda y Presidencia, la Sociedade Pública de Investimento (SPI) y el Consorcio aún deben firmar el convenio.

El juez decano aplaudió por su parte el planteamiento realizado por los representantes autonómicos, y destacó la "accesibilidad" y carácter céntrico de la futura sede. No obstante, advirtió que, ante el plazo que necesita la obra, si el ministerio aprueba la creación de un nuevo juzgado de lo Social para abrirlo en diciembre, "habrá que buscarle sitio este año, y en los juzgados". Serrano solicitó a la Xunta intervenir en la distribución interior del nuevo Registro y apostó por que la sede del Casco Vello sea definitiva. "No es necesario que vuelva a los juzgados. Son independientes", concluyó.