Los tres aeropuertos gallegos continúan acumulando pérdidas. Con la privatización parcial de Aena sobre la mesa, Peinador, Lavacolla y Alvedro cerraron 2010 con un déficit de 22,5 millones de euros. El resultado operativo es similar. La terminal de Vigo restó 7,4 millones; la de Santiago, 7,9; y la de A Coruña, 7,1.

Pese a que en el cómputo de los 47 aeropuertos españoles el Ministerio de Fomento registró una reducción global del 15 por ciento de sus pérdidas, de las tres terminales solo Lavacolla consiguió reducirlas en casi dos millones de euros respecto a 2009. Fuentes oficiales de Aena lo atribuyen al aumento del 13 por ciento de los ingresos en Año Santo y a la reducción de los gastos de explotación en un 1% "gracias al plan de austeridad aplicado durante el pasado ejercicio y a las reformas en el sistema de navegación aéreos".

Respecto a 2009, Peinador perdió 340.000 euros más; y Alvedro, 1.790.000. El aeropuerto de Vigo logró reducir en un 0,2 por ciento los gastos de explotación, pero esta mejora se vio frustrada por un descenso de los ingresos del 0,7%.

Las pérdidas del aeropuerto de A Coruña se elevaron a los 7,1 millones de euros, frente a los 5,3 del año anterior. Aena resaltó que Alvedro mejoró en 2010 sus ingresos de explotación en un 3,4 por ciento, pero también aumentaron sus gastos de explotación debido a las amortizaciones de las obras de la nueva plataforma de estacionamiento de aeronaves y del aparcamiento público de vehículos.

339 millones de débito

La deuda que acumulan los tres aeropuertos gallegos asciende a 339,18 millones de euros. La de Lavacolla casi se duplicó desde 2009, al pasar de 97,4 a180. La del aeropuerto de Peinador también se incrementó, aunque en menor medida. De 62 millones pasó a 91. Alvedro fue la única terminal de Galicia que logró reducirla, al pasar de 75 a 67 millones de euros

De los 47 aeropuertos de la red, solo diez cerraron 2010 con beneficios: Alicante, Bilbao, Sevilla, Valencia, Fuerteventura, Lanzarote, Gran Canaria, Tenerife Sur, Palma e Ibiza. Los dos principales aeropuertos, Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, mejoraron sus registros económicos pero continúan acumulando pérdidas. El de la capital cerró 2010 con un déficit de 184,3 millones; y el de la ciudad condal, con 101,1