Una fuerte tromba de agua que cayó sobre Vigo a primera hora de la tarde inundó la calle Julián Estévez y obligó a la Policía Local a cerrarla al tráfico entre las seis y las siete de la tarde debido al agua acumulada en la calzada. No fue la única incidencia de la jornada, pues las lluvias persistentes a esa hora hicieron saltar varias tapas de alcantarillas en Ronda don Bosco, la calle Coruña y en varias zonas de Cabral.

A las cinco y media de la tarde los vecinos de María Berdiales alertaban de una auténtica "cascada" formada en las escaleras que desembocan en la calle desde Doctor Carlos Colmeiro Laforet. Tanta agua bajaba por el callejón que se filtró por la pared de una conocida tienda de camisetas que hace esquina, cuyos dueños tuvieron que achicar agua para atender a sus clientes.

Debido al fuerte viento de la tarde, varios buques se refugiaron en la ría, entre ellos un velero procedente de Malta y con destino a Corcubión. Ya durante la mañana hubo problemas y el viento dejó un cable colgando sobre la calzada en Camiño Ribadavia y desplazó un contenedor en la Avenida Atlántida, causando daños a un vehículo estacionado. La Policía Local también informó a las 12.23 de la mañana de la caída del soporte de una chimenea en la calle Padre Seixas.

Para hoy se decretó alerta roja en la costa de A Coruña y Pontevedra con vientos que pueden superar los 85 kilómetros por hora.