Las obras de humanización que el Concello está llevando a cabo en Pi y Margall y López Mora obligan a partir de hoy (a las 10.00 horas) a una reordenación temporal del tráfico.

Pi y Margall queda en sentido único en dirección a Praza América (para el tráfico en general), ya que se suprime el carril bus en dirección al centro entre el tramo de Llorente y López Mora. El transporte urbano tiene que desviarse por Tomás Alonso, A Paz, Torrecedeira y Llorente. Entre el Paseo de Alfonso y Llorente la circulación permanece en doble sentido. Estas modificaciones de tráfico se prolongarán durante dos meses.

En el caso de López Mora las restricciones solo durarán dos semanas aunque, a priori, parece que serán más notorias. A partir de esta mañana los vehículos particulares no podrán circular por esta calle en dirección hacia Praza América, como venía siendo habitual. En este carril solo se permite rodar a residentes, buses urbanos y escolares y servicios entre Pi y Margall y la calle Ourense.

Regulación con semáforos

En este tramo de López Mora el tráfico estará regulado por bloqueo, es decir, por un semáforo de obra, para permitir también el paso de los autobuses urbanos hacia el centro de la ciudad. Los vehículos de Vitrasa, en lugar de descender por Pintor Lugrís, lo harán por Pintor José Frau y continuarán por López Mora hasta la confluencia con Pi y Margall. Por este vial no podrán seguir y se desviarán por Tomás Alonso, A Paz y Torrecedeira. En lo que se refiere al transporte escolar y a los taxis, solo podrán circular en sentido hacia Praza América por las calles Pi y Margall y López Mora.

Una de las alternativas que tienen los coches particulares para dirigirse desde el Paseo de Alfonso a las zonas de Coia o A Florida es circular por Pi y Margall y continuar la marcha por Tomás Alonso o bien descender A Paz e ir por Torrecedeira hacia la calle Coruña y Praza da Industria, entre otras opciones.