Vigo vivió ayer una jornada histórica. Dejó de ser un puerto únicamente destinado a las escalas de grandes cruceros para convertirse en la tercera ciudad española –junto a Barcelona y Málaga– que es puerto base de embarque, gracias a la iniciativa empresarial del programa "Embárcate con Vigo", respaldado por la compañía Iberocruceros.

Un ambiente totalmente festivo, que ni siquiera estropeó la lluvia, despidió al Grand Voyager, el primer crucero de una serie de 22, que salió rumbo a Tánger (Marruecos) con 750 pasajeros a bordo, la mayoría gallegos.

Este crucero inaugural compartió el muelle de trasatlánticos con los buques Queen Victoria (294 metros de eslora) y el Artemis (212 metros de eslora), con lo que el puerto vivió una jornada muy animada que atrajo también a numerosos paseantes a ver la salida de los trasatlánticos y disfrutar de los espectáculos de música y humor que amenizaron la espera.

La presidenta de Autoridad Portuaria, Corina Porro, realizó a bordo del barco el tradicional intercambio de metopas con el capitán Antonio Toledo. Junto a ellos estuvieron el consejero general de Iberocruceros, Mario Martini, que animó a los gallegos "a que se decidan a embarcarse en Vigo, que ha sido una gran apuesta para Iberocruceros y los sectores hotelero y de restauración de la ciudad".

Porro dejó patente el compromiso firme del Puerto de Vigo por el tráfico de cruceros, que durante los dos últimos años se ha incrementado en un 11%, lo que sitúa a este puerto en el cuarto del ranking peninsular. "Hace diez meses Mario Martini entraba en mi despacho con la ilusión de poner en marcha más cruceros y pensé: Vigo no puede quedarse fuera", recordó Porro que, para cumplir esta apuesta ha invertido 15 millones en infraestructuras. "Ahora pueden coincidir tres grandes cruceros sin que los pasajeros se encuentren entre contenedores ni coches, como ocurría antes", apuntó, en referencia a los tres que atracaron ayer en Vigo, uno de ellos, en el Muelle de Comercio.

El Grand Voyager saldrá semanalmente de Vigo, con escalas en Lisboa, Tánger y Portimao, hasta el 14 de septiembre. Más de doce mil personas partirán desde Vigo en los próximos meses a bordo de este buque. Esta "histórica" línea marítima abre así un mundo de expectativas para todo el sector turístico, no sólo de la ciudad, sino de toda Galicia. Tal y como expresa Luis Otero, presidente de Viajes Loa y "alma máter" del proyecto, "los viajes tendrán repercusión especialmente en Vigo, ya que los turistas pasarán una o dos noches en nuestra ciudad antes de partir, pero también en el resto de Galicia con las excursiones que se organizarán desde la ciudad", señala.

La compañía ha diseñado tres itinerarios con salida y llegada a la ciudad olívica y uno con salida desde Vigo y llegada a Málaga, todos ellos novedad de la naviera. Además del viaje inaugural de cinco días, que partió ayer con itinerario Vigo-Lisboa-Tánger-Portimao (Algarve)-Vigo, habrá cuatro salidas en los meses de abril (28) y mayo (5, 12, 19) con un crucero de ocho días con recorrido Vigo, Funchal (Madeira), Las Palmas, Arrecife, Casablanca, Portimao y regreso a Vigo. Junio, julio, agosto y septiembre serán los meses de mayor actividad para la naviera. La última salida será el 14 de septiembre con embarque en Vigo y desembarque en Málaga.

"Éste no puede ser un sueño que se quede sólo en el año 2010; tenemos que trabajar todos para que se mantenga a lo largo del tiempo", indicó Otero.

Para mostrar a los turistas Galicia, a partir de junio venderán a bordo dos excursiones: una a Santiago y otra en catamarán hasta la isla de San Simón, con un recorrido por la historia de la Batalla de Rande."Tenemos que cambiar la idea de Vigo como aquel puerto del que partieron miles de inmigrantes hacia América y que sean ahora turistas que desean divertirse los que cambien la imagen de la ciudad", argumenta el responsable de Viajes Loa. De hecho, tanto él como Mario Martini, consejero general de Iberocruceros, conocen de cerca el fenómeno de la emigración, ya que ambos proceden de familias que vivieron esta experiencia. "Embárcate con Vigo es el proyecto turístico más importante de la ciudad en los últimos años. "Va a tener una repercusión fuera de serie", auguran.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Abel Caballero, compartió con los representantes de las distintas instituciones y un centenar de invitados una comida a bordo y aseguró que "todos estamos impulsando este barco, en el que viaja una parte importante del futuro de nuestra ciudad". Al mismo tiempo agradeció el esfuerzo de todos los implicados en el proyecto.

Por último, el capitán del crucero, Antonio Toledo, deseó que "esta primera temporada sea todo un éxito y que haya muchas más".