X. A. Taboada / Santiago

La Consellería de Política Territorial devolverá al Concello, sin someterlo a ninguna evaluación, el documento que le remitió sobre los cambios introducidos en el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) porque carece de validez al no haber sido aprobado previamente por el pleno municipal. Así lo anunció ayer la conselleira María José Caride, quien compareció ante los medios para "aclarar" el procedimiento que debe seguir la tramitación del Plan y deshacer el "elevado grado de confusión" creada por el gobierno de Vigo. "Nuestro objetivo no es crear confusión ni levantar falsas expectativas", comentó Caride.

En todo caso, la titular de Política Territorial mantiene el plazo de un mes para analizar el PGOM, en cuanto sea validado por la corporación municipal, y que por tanto hay plazo para que se puede aprobar, si cumple con todos los requisitos, antes de las elecciones municipales. "Sea cual sea el plazo de entrega a esta consellería, el compromiso sigue siendo de un mes para resolver por nuestra parte", dijo.

Según contó la conselleira, el documento con los cambios entró el pasado miércoles en el registro de Política Territorial, pero será devuelto al Concello sin ser sometido a ningún estudio porque "está perfectamente reglado por ley" que antes ser evaluado por la Xunta, el PGOM tiene que ser aprobado por el pleno.

Recordó que también el Concello dio por finalizados los trabajos de la comisión técnica encargada de revisar el Plan al amparo de la resolución de Política Territorial del 19 de enero que denegó su aprobación, a pesar de la que Xunta considera que esta comisión debía seguir reuniéndose y trabajando. "Fueron otros los que abandonaron las reuniones. Todavía quedaba trabajo por hacer y algunos problemas por resolver", dijo, y censuró a la alcaldesa, al concejal de Urbanismo y a otros concejales por decir que habían cumplido al enviar al documento a Santiago.

Añadió además que hay "miembros de la corporación municipal de Vigo que aseguran que no conocen los cambios hechos en este planeamiento". "Pero esta consellería no va a contribuir a esa confusión porque debe ser respaldado por el pleno municipal. Ese documento no tiene ninguna validez hasta que sea refrendado por el pleno del Ayuntamiento", destacó la conselleira a renglón seguido.

Dijo que desconoce el contenido del documento enviado, ni si están todos los informes necesarios, ni si se han cumplido las exigencias de la resolución del 19 de enero, al margen de que esté o no el informe de evaluación estratégica ambiental.

"Ese documento que nos fue enviado el pasado miércoles, será reenviado al Concello de Vigo para que no exista ninguna duda. Nosotros no vamos a contribuir a la confusión", agregó.