Las fases del polígono residencial de Navia pendientes de urbanización no contarán con galería de servicios para alojar las redes de abastecimiento, saneamiento y telefonía como la que discurre bajo la calle Teixugueiras. Vivenda justifica su decisión en razones económicas y técnicas.

Las nuevas calles, contempladas en el desarrollo de las fases 3B, 4, 5 y 6 llevarán un tendido de servicios convencional, con conducciones separadas para abastecimiento y saneamiento, telefonía, electricidad y gas "como en el resto de la ciudad".

En la decisión adoptada por Vivenda han influido los problemas detectados en la red de saneamiento, que han obligado a la sustitución de varios tramos.

El cambio de criterio en la urbanización ya le fue comunicado a los propietarios de parcelas en las fases a urbanizar en una reunión que mantuvieron con los responsables provinciales de Vivenda y Xestur, donde se les avanzó también parte de las condiciones que regirán para la adquisición del suelo, bien por permuta, compra o expropiación.

Sistema novedoso

La galería de servicios que discurre bajo las vías principales ya urbanizadas del polígono fue presentada en su momento como una de las principales novedades de la urbanización y causa de algunos retrasos en la entrega de la obra. Se trata de una galería prefabricada en tramos de cinco metros de longitud, dos y medio de alto y uno y medio de ancho por la que discurren la red de abastecimiento y saneamiento, telefonía, cable, electricidad, con capacidad para otros servicios que en el futuro se puedan suministrar.

Las conducciones de gas no utilizan esta red debido a que por razones de seguridad han de discurrir de manera independiente.

Desde el Instituto Galego da Vivenda e Solo se señalaba que esta galería, "con características técnicas muy similares a la que se instaló en la Villa Olímpica de Barcelona, permitirá que se realice todo tipo de reparaciones y controles en las conducciones de los servicios sin necesidad de levantar los viales, como sucede en la actualidad".

Sólo el polígono industrial de A Granxa, en Porriño, promovido por la Zona Franca, cuenta en estos momentos con una instalación parecida.