Laura Mitkaite le ve el lado positivo al cobro del canon. Piensa que sería una buena forma de que los usuarios "cuiden más los libros", pues considera que algunos están muy deteriorados debido al "mal uso que hacen muchas personas". Sin embargo, considera que es demasiado dinero. "Si tuviera que pagar, al final me saldría muy caro, pues suelo coger dos libros cada semana", explica.