El Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) del Casco Vello será aprobado en el consello de la Gerencia de Urbanismo del próximo jueves, después de la que Consellería de Cultura emitiera el informe favorable previo a la aprobación definitiva. Una vez dictaminado, el documento será incluido en el orden del día del próximo pleno, previsiblemente de carácter extraordinario, y en el que también se aprobará el PGOM.

En el informe de Cultura sólo se hacen algunas matizaciones técnicas respecto a la necesidad de asegurar la protección del patrimonio arqueológico.

Con la aprobación por el pleno concluirá una tramitación administrativa que se inició hace siete años. La aprobación inicial se produjo en febrero de 2004 y en ese momento, desde el Concello, se contaba con que la aprobación definitiva tuviera lugar "antes de ese mismo verano", una vez superado el trámite de exposición al público para alegaciones.

El Plan incluye una serie de propuestas de actuación que abarcan todos los ámbitos del barrio y veinte propuestas concretas de intervención.

El PEPRI tiene sus antecedentes en las distintas actuaciones que se han ido desarrollando a lo largo del tiempo para poner remedio a la degradación del barrio histórico. Así, además del Plan Especial aprobado en 1991, se pusieron en marcha otros programas como el Urban, financiado por la UE en 1996 y la Oficina Municipal de rehabilitación de Viviendas, fruto de un acuerdo entre el Concello y la Consellería de Política Territorial.

Actualmente es el Consorcio del Casco Vello, del que forman parte el propio Concello y la Consellería de Vivenda, el que asume todos los programas de recuperación del casco histórico.