Cuando las municipales se acercan, las inauguraciones constituyen una buena plataforma para convencer al electorado de los logros de un ejecutivo. Ayer, todo debía estar a punto para el estreno de la plaza y, por ello, la alcaldesa admitió "presiones" a las adjudicatarias y la Policía Local vigiló, de madrugada, la zona para evitar destrozos causados por la "movida" y el "botellón".