La gala en la que se entregaron anoche las dos Medallas de la Ciudad y los galardones a los doce Vigueses Distinguidos resultó intensa y emotiva. Tanto la alcaldesa Corina Porro como el autor del bando de la Reconquista, el cronista oficial de la ciudad, Lalo Vázquez Gil, emplearon un tono conciliador en sus discursos. La alcaldesa hizo varios llamamientos a la prudencia, al subrayar que "Vigo no es un campo de batalla" y abogar por escapar de los "personalismos" para "no romper con los espacios de acuerdo que hemos encontrado".

En esa misma línea, Corina Porro aseguró que "las convulsiones, las tempestades, los arrebatos son siempre fríos, destructores y pasajeros". Para contrarrestarlos, la alcaldesa apostó por "la unidad, la responsabilidad, el diálogo y el consenso".

Por su parte, Vázquez Gil ensalzó el "viguismo" y el "orgullo" que deben sentir todos los vecinos "de una urbe que se hizo a sí misma". Y recurrió a los hechos históricos ocurridos hace ahora 198 años, durante la Reconquista que estos días se conmemora, para explicar alguna clave del presente: "¿Se puede dudar de que esos hechos conformaron el modo de ser, el carácter y la personalidad de esta ciudad y de sus habitantes?", se preguntó.

Las Medallas de la Ciudad, que por vez primera comparten ex aequo dos instituciones, fueron recogidas por Rosa Fontaíña, en nombre de la Rede de Mulleres Veciñais contra os Malos Tratos; y por Carmelo del Castillo, como jefe de la Policía Local.

Rosa Fontaíña habló de los "avances lentos" que se han producido en la lucha contra la violencia doméstica, y recordó tanto "el terrible año 2006 en que murieron casi cien mujeres en España" como "las tres víctimas gallegas del presente año".

El jefe de la Policía Local, por su parte, enumeró las tres cualidades que definen al cuerpo -"profesionalidad, abnegación y vocación de servicio"-, al tiempo que recordó "el enorme desafío" que supuso, para los agentes de antaño, "ponerse a la altura de la gran expansión experimentada por Vigo".

Previamente, habían recibido sus galardones los doce Vigueses Distinguidos de 2007. De todos, el aplauso más intenso se lo llevó la Asociación Viguesa para la Recuperación de la Memoria Histórica. Su presidenta, Concha Nogueira dedicó el premio "a todos los represaliados, asesinados y desterrados de la dictadura franquista".

También recogieron el diploma y el esmalte de los Hermanos Hernández correspondiente Fernando Vázquez, presidente del centro tecnológico Aimen; Estefanía Martínez, del colegio Aloya; Cándido Darriba, del colectivo de apoyo a los discapacitados Aspanaex; Elena Núñez, en nombre de su hermano, el gaiteiro Carlos Núñez; Carlos Covelo, presidente de club de patinaje Carpa; el traumatólogo Genaro Borrás; Juan Ramón Carballo, del Liceo de Bouzas; Victoria Iglesias, de la Marcha Mundial das Mulleres; María José Pina, viuda del fallecido periodista José Francisco Armesto; Ignacio Parajó, director de Jesuitinas; y Alberto González-Garcés, del Oceanográfico.

La gala resultó plural y emotiva. Entre el público, invitados de todas las tendencias políticas aplaudieron por igual a todos y cada uno de los galardonados.

La hermana del gaiteiro más internacional de Vigo, Carlos Núñez, leyó unas palabras del artista, que no pudo recoger el premio en persona por encontrarse de gira por Europa. "Quiero que Vigo funcione como una orquesta en ese paraíso maravilloso del Atlántico", aseveró el músico por boca de Elena.

El médico de la Selección Española de fútbol, Genaro Borrás, aseguró que el galardón de Vigués Distinguido lo merecían "todos y cada uno de los 300.000 habitantes de esta ciudad", y presumió de llevar "muchos años andando por ahí y hablando, siempre, maravillas sobre Vigo".

La Banda de Gaitas de la Provincia de Pontevedra puso la música al inicio y al cierre de la velada, coronándola con un espectacular himno gallego que algún veterano llegó a seguir con el puño en alto.

A la cita de la Reconquista no faltaron los principales candidatos que se disputan la Alcaldía de Vigo: Corina Porro, Abel Caballero, Santiago Domínguez y Manoel Soto. La corporación municipal asistió al completo y también se sentaron entre el público numerosos rostros conocidos de la cultura, la economía, la sociedad, el deporte y la universidad locales.