Los hosteleros de la ciudad tienen ahora un paréntesis en su cruzada en contra de la Ordenanza Municipal de ruidos. La decisión de la Xunta de rechazar que el Concello pudiera acortar el horario de cierre de los bares de copas ha sido acogida con los brazos abiertos por parte de los profesionales del sector.

Sin embargo los propietarios de los pubs y discotecas de la ciudad saben que esto sólo es un paréntesis. "Sabíamos que no era competencia del Concello y así se ha demostrado. Ahora debemos aprovechar para que todos nos concienciemos del problema que se nos viene encima y remar todos los hosteleros en la misma dirección", pide José Magaz Ledo, presidente de la Federación Provincial de Hostelería.

Desde el sector aseguran que ahora están más tranquilos, pero anuncian que continuaran movilizandose, pues razonan que "antes o temprano la ordenanza se aprobará".

Reunión en Madrid

El próximo día 27 los la Federación Provincial mantendrá una reunión con el resto de asociaciones del sector españolas en Madrid. "A nivel nacional el Gobierno está preparando medidas similares a las propuestas en Vigo y nos han convocado a todas las federaciones para debatir sobre el tema", explica Magaz.

A la recogida de firmas que los hosteleros ya han comenzado, se unirán "otras campañas de comunicación a los ciudadanos paralelas a la vía jurídica", asegura Miguel Fernández, miembro de la Federación de Hostelería.