Los matrimonios han dejado de ser, definitivamente, un contrato vitalicio. Más de 20 parejas casadas rompen su relación cada semana en Vigo, y casi la mitad de ellas la termina de mala manera, con juicio de por medio por falta de acuerdo entre las dos partes. Por contra, se ha disparado el número de parejas de hecho registradas en el Concello, una fórmula que acarrea menos problemas legales en caso de que la convivencia fracase.

Hace dos años las separaciones y divorcios superaron por primera vez a los matrimonios. Y el pasado aún hubo más rupturas: 1.188, según los datos de los juzgados de Familia, lo que significa que, cuando acabe el día de hoy, habrán empezado los trámites para poner fin a su relación tres parejas. De las rupturas, 672 se zanjan con un acuerdo amistoso, mientras que más de 500 acaban ante el juez, fundamentalmente por discrepancias económicas sobre la división de los bienes y las pensiones. Los juicios pueden demorarse durante más de un año, lo que complica la situación, sobre todo cuando hay hijos de por medio.

Registro municipal

Al tiempo que crecen las rupturas, se disparan las inscripciones en el registro de parejas de hecho en el Concello. Desde su creación hace trece años se anotaron 1.904, de las que 164 acudieron de nuevo para pedir la anulación. El año pasado se batió el récord de inscripciones (426), y este año ya suman 116.

Pese a conllevar menos problemas legales que los matrimonios en caso de ruptura, han aumentado los casos de parejas de hecho con hijos que acuden a los juzgados por discrepancias sobre la custodia, según las fuentes judiciales consultadas.