- ¿Cuáles son los motivos del aumento en las adopciones internacionales?

- Además de que las nacionales son procesos más largos, la realidad es que cada vez hay más familias que quieren adoptar. El retraso de la maternidad hace que cuando una pareja quiere tener un hijo biológico se encuentra con que no puede y hay estudios que indican que eso le pasa ya a una de cada cuatro parejas. Además, también hay nuevos modelos de familia que no pueden tener descendencia, como las monoparentales o los homosexuales.

- ¿Hace falta más preparación psicológica para ser padre o madre adoptivo que biológico?

- En la mayoría de las cosas todo es igual. Pero sí es cierto que la adopción exige un esfuerzo adicional porque el campo de las posibles sorpresas con el niño es más amplio. Hace falta un extra de tolerancia a la ambigüedad, a no saber y a la empatía porque el pequeño llega a la familia con una carga de experiencia que variará según la edad que tenga.