Un edificio abandonado del Casco Vello registró a primeras horas de la madrugada de ayer un incendio sin causar daños personales. Este suceso se suma a otros habidos en fechas anteriores en la misma zona y de los que nunca se supo de manera oficial su origen, a pesar de que en ocasiones se habló que podrían ser supuestamente intencionados.

El incendio de ayer tuvo lugar en un inmueble de planta baja y tres pisos, ubicado en el nº 1 de la calle Eduardo Chao. El edificio está actualmente abandonado y sólo la primera planta, según los bomberos, es ocupada habitualmente por indigentes, algunos de los cuales estaban en ella en el momento de iniciarse el fuego.

El fuego podría haberse originado, bien por una vela y por un cigarrillo mal apagado. A esta conclusión llegaron los efectivos del retén de bomberos que se desplazó al lugar con dos vehículos.

Las llamas, que quemaron colchonetas, mantas y otros enseres de los indigentes allí instalados, provocaron además en su combustión una densa humareda.

Ésta se extendió a una casa colindante, ocupada por varias familias, algunas con niños de corta edad, y el responsable del retén decidió desalojarla en tanto no fuera controlado de forma definitiva el incendio, lo que ocurrió aproximadamente una hora después.

El lugar donde ocurrió el incendio, pasada la medianoche, se convirtió enseguida en un hervidero de gente. Patrullas de Seguridad Ciudadana del 091 y 092 acudieron a la zona, como también una unidad asistencial del 061. Por fortuna, en el siniestro no hubo que lamentar herido alguno ni tampoco intoxicado.