Dirige un centro que todavía no ha alcanzado la mayoría de edad, pero reivindica su calidad y trayectoria frente a facultades con la veteranía de la compostelana. Latitulación mantiene su vínculo con Ciencias Jurídicas de Vigo, que nació como una sección delegada y con la que comparte departamentos.

- ¿Se limitan las salidas profesionales de sus titulados a la abogacía?

- No, son muy amplias. La sociedad identifica a un licenciado en Derecho con un abogado o procurador. Es la salida tradicional, pero es un error. Los titulados pueden acceder vía oposición a ser jueces, notarios, fiscales y a todos los grupos de la Administración. Además están la banca y las asesorías jurídicas. No podemos pensar que formamos exclusivamente a abogados, ya que a través de la especialización se pueden conseguir más salidas.

- ¿De qué forma imparten esa formación extra?

- Lo podrán hacer en el mapa de la convergencia europea a través de los posgrados, que serán una vía de especialización no sólo para los licenciados, sino para los que ya ejercen. A partir del próximo curso ofertaremos un posgrado oficial de derecho urbanístico y medioambiental. Este año saldrá la primera promoción de graduados en información técnica del medicamento y tenemos formación en el ámbito de la seguridad social y del derecho fiscal. Además de un curso especial en el que coparticipa la escuela de práctica jurídica del colegio de abogados.

- La ley de acceso a la abogacía contempla una formación obligatoria para poder ejercer.

- Pero no entrará en vigor hasta dentro de casi cinco años. Ahora mismo cualquier licenciado se puede colegiar, pero no tiene sentido sin haber hecho antes un curso como el que ofrecemos o una pasantía.

- ¿Qué lugar ocupan las nuevas tecnologías?

- Con independencia de ser una licenciatura que no exige un dominio de la tecnología empleamos las herramientas informáticas para la docencia on-line. Los cursos de Información Técnica del Medicamento no son presenciales y hay un doctorado a través de videoconferencia pensando sobre todo en los alumnos de Portugal. Tenemos bastantes matriculados de ese país y sus abogados están muy interesados en mejorar su formación aquí.

- ¿Cómo compiten frente a una facultad del prestigio de la santiaguesa?

- No somos de tercera división por el hecho de estar en Ourense, sino de primera. Necesitamos más tiempo para consolidarnos, pero aunque no tengamos quinientos años de historia sí tenemos cierta experiencia. Al ser una facultad joven somos más dinámicos y hay un mayor diálogo con los alumnos. Tenemos muy buena relación con las instituciones jurídicas y políticas de la ciudad y los estudiantes, dentro del prácticum, pueden acceder a su funcionamiento real mediante visitas o juicios simulados. Además traemos a ponentes de la categoría de Carlos Carnicer, presidente del Consejo General de la Abogacía Española. Casi un hito.