Ágatha de Santos / VIGO

Cientos de casas en ruinas salpican el paisaje gallego, son edificios en ruinas, olvidados, que el fotógrafo Manuel Sendón ha sacado del ostracismo en "Casas doentes", la exposición que exhibe la sede de Barrié de la Maza y sobre la que girará la mesa redonda que esta tarde, a las 20.00 horas, moderará Susana Cendán, profesora asociada de Historia del Arte de la Universidad de Vigo. Tres especialistas en fotografía -Alejandro Castellote, comisario de exposiciones; Christian Caulloje, director artístico de la agencia de noticias VU, y Teresa Siza, directora del Centro Portugués de Fotografía- analizarán el trabajo de Sendón desde distintos prismas.

Dice Susana Cendán que "Casas doentes" es "una bofetada al espectador", una llamada de atención sobre la destrucción del patrimonio arquitectónico de Galicia, aunque no por ello, el artista deja de lado la belleza. "Esta exposición es un ejemplo claro de que estética y ética pueden convivir, un aspecto que a mí particularmente me interesa mucho", comenta la profesora.

Según la experta en Historia del Arte, Sendón toma como referencia el trabajo que Bernd e Hilla Becher realizaron sobre edificios industriales abandonados, aunque el proyecto del fotógrafo gallego "es menos frío y distante" que el de los alemanes, pioneros del arte conceptual.

Explica Cendán que la fotografía se incorpora a la historia del arte a partir de los ochenta, aunque reconoce que aún hoy, en plena sociedad de la imagen, no todo el mundo es capaz de leer el mensaje que contiene una imagen. "Ver no significa entender", sentencia Cendán, profesora también de Historia de la Moda y colaboradora del programa cultural de la TVG "Miraxes".

Como historiadora del arte, defiende unos conocimientos básicos para acercarse a la creación artística y que deberían de inculcarse desde la infancia. "El arte necesita del aprendizaje de unas claves para poder entenderlo y disfrutarlo porque es una herramienta para conocer mejor el mundo que nos rodea", afirma Cendán. Y del mundo que nos rodea, del más cercano, versa "Casas doentes", un homenaje a la arquitectura popular.