El gobierno local está dispuesto a atender cualquier sugerencia de los vecinos de Coruxo que sufren las consecuencias del mal funcionamiento de la depuradora del Lagares. La última se materializará la próxima semana cuando un grupo de técnicos municipales viaje a Cataluña para visitar alguna de estas plantas de tratamiento de aguas residuales.

La decisión de conocer el funcionamiento de varias depuradoras catalanas se tomará en la reunión que el lunes mantendrá el concejal de Medio Ambiente, José Manuel Figueroa, con el equipo técnico de su departamento.

Este viaje surge después de que la semana pasada acudiese a Vigo la bióloga Nuria Vidal de Llobatera, que asesora a los vecinos de Coruxo sobre los problemas medioambientales que provocan en la zona las emanaciones de gases de la depuradora. Nuria Vidal trabaja como técnica de Medio Ambiente en el ayuntamiento de Montcada i Reixac, además de haber trabajado en proyectos internacionales de depuración de aguas.

Durante su última estancia en Vigo, la bióloga catalana puso el ejemplo de la planta subterránea que se construyó en el recinto del Fórum de Barcelona, de la que destacaba su buen funcionamiento y la inexistencia de olores en el exterior. Para ello, subrayaba que a unos pocos metros de distancia de esta nueva depuradora se levanta un lujoso hotel de cinco estrellas.

En la visita que realizó a las instalaciones que gestiona Aqualia en Coruxo, Nuria Vidal subrayó las numerosas deficiencias, tanto estructurales como de mantenimiento, que presenta la planta del Lagares. Incluso se sorprendió de que más de la mitad de los residuos se viertan a la ría sin depurar. En esta inspección, que se prolongó más de dos horas, la bióloga catalana comprobó la poca eficacia de los nuevos biofiltros y dudó de que las obras previstas resuelvan el problema de malos olores.

Por otra parte, la Xunta proyecta un plan cuatrienal de inversiones para sanear las rías de Vigo y de Pontevedra.