El que durante años fue tramo de la vieja carretera a Baiona, desde Peniche ( donde arrancaba la carretera a Bouzas) hasta As Travesas, fue dedicada por el Ayuntamiento a quien, de nombre Álvaro López Mora, fuera abogado, político y poeta de cuna compostelana pero con raíces familiares en Vigo.

López Mora vivió en la calle que hoy lleva su nombre y, en concreto, en la conocida como "Villa Manuela", en Peniche.

A comienzos del siglo XX, López Mora fue diputado en Cortes por Padrón y, posteriormente, senador vitalicio; ocupó altos cargos en Aduanas, Justicia y Gracia y Comunicaciones y llegó a tener en 1905, junto con Emilio Montenegro, la concesión para el tranvía eléctrico de Vigo, aunque un año después la traspasara.

Además de abogado y licenciado en Filosofía y Letras, tuvo también vocación periodística y fue co-propietario de "El Imparcial".

Pero la polifacética personalidad de López Mora le llevó también a la poesía y, así, llegó a ganar en 1908 los juegos florales de la ciudad con una obra en dos partes titulada "Crónica de Vigo".

Hasta los años ochenta, la calle López Mora contó como edificio más sonado, con el Hospital Militar, que sería reformado para Comisaría de Policía.

Durante años, un bello chalé ya desaparecido y situado en el actual solar del Centro de Informática de Caixanova, albergó el colegio Alba.

Cuenta López Mora con dos recuerdos aún vivos de hermosas y ricas viviendas unifamiliares: el chalé de Casuso, y la "Villa Pilar", hoy Casa da Xuventude.