La Autoridad Portuaria de Vigo reflotará el velero de ocho metros de eslora que apareció hundido el pasado 9 de julio frente al antiguo muelle de mineral. Capitanía Marítima ha solicitado al Puerto el reflotamiento de la embarcación, supuestamente deportiva, al no aparecer su propietario. Sumergido a unos once metros de profundidad, está en perfecto estado de conservación y dispone de todo el instrumental necesario para la navegación. Tampoco su casco presenta impactos ni roturas que pudieran explicar su hundimiento, aunque su interior ha sido desmantelado -sin suelo ni divisiones- hasta el punto de que se aprecian las cuadernas.

Ya lo habían advertido los buceadores del parque de Bomberos que se sumergieron en el pecio la noche que los vecinos de Rande avistaron al mástil desde sus viviendas: "Le faltan números a la matrícula, y no tiene nombre. Será difícil encontrar al propietario". Tanto acertaron en su pronóstico que transcurrido más de un mes del misterioso naufragio, Capitanía Marítima de Vigo ha concluido su investigación sin la más mínima pista sobre a quién puede pertenecer.

La Guardia Civil, que también envió a un equipo de buceadores de su servicio marítimo al día siguiente del extraño hallazgo, tampoco tiene más datos. Si bien fuentes del instituto armado matizaron a este periódico que una inspección más detallada del casco en superficie podría ofrecer algún indicio más, "al menos sobre la causas que lo llevaron al fondo".

Para ello es necesario reflotar el barco. Capitanía Marítima ya envío el resultado de su investigación a la Autoridad Portuaria de Vigo, recordándole en su informe que al encontrarse el buque en aguas de su jurisdicción corresponde a este departamento asumir la operación. "Faltan las letras indicativas del distrito marítimo al que pertenece; pensamos que al de Vigo, pero tampoco estamos seguros. Y aunque así fuera, también habría que saber el año de matriculación, y tampoco lo tenemos claro y sería igual de complicado. Al año se matriculan muchos barcos en Vigo", admiten desde Capitanía.