Cambio de cara. De ser una de las calles más conflictivas para el tráfico, Areal se ha convertido en menos de un año en una tranquila avenida, donde en el primer semestre de 2005 solamente se registraron 11 accidentes. Un peatón grave y un conductor leve es el balance más negativo de la que ha dejado de ser una vía de alta densidad de vehículos con la puesta en marcha del tramo del túnel del Areal que comunica con Teis. La nueva infraestructura viaria ha propiciado que se redujese un 70 por ciento el índice de siniestralidad de una calle que se construyó sobre una antigua playa.

Aparte de que ahora el tráfico se desvía en gran medida hacia el túnel, la Policía Local destaca en un informe que el descenso de siniestralidad en Areal se debe a otras circunstancias: "Por los controles de velocidad y medidas preventivas que a tal efecto se han puesto en funcionamiento desde esta Jefatura".

El menor caudal circulatorio que ahora se registra en una calle con tramos rectos de gran amplitud -dos carriles para cada sentido- podría invitar a los conductores a pisar más el acelerador. En el informe policial se subraya, sin embargo, que este "hecho no ha llegado a producirse", de ahí que todos los registros negativos hayan descendido en los últimos meses. Así, se ha reducido un 63,6% el número de turismos implicados en accidentes, un 50% menos de camiones y un 100% de vehículos de dos ruedas.

Si en el primer semestre del pasado año el número de accidentes fue de 37, en el mismo periodo de este año la cifra bajó a 11, lo que supone una disminución del 70,2 por ciento. Una cifra que permite calificar a Areal como una calle que ha recuperado la tranquilidad.