Jose L. Fernández / VIGO

Los desperdicios volvieron a formar parte del equipaje de los que volvían ayer de Cíes. Los responsables del Parque Nacional Islas Atlánticas celebraron por tercera vez su "Día sin papeleras", una simbólica iniciativa quincenal que tiene como objetivo concienciar a los visitantes acerca de la cantidad de residuos que llega a acumular la zona en temporada alta.

En una Estación de Ría abarrotada, varios carteles, bajo el lema "Llevarte la basura a casa, no tiene precio", informaban sobre la campaña. Begoña Iglesias, natural de Bilbao, regresaba a Vigo con sus dos hijos tras pasar un días en el camping de Cíes. "Es una buena medida y nadie se ha quejado. Sirve para que nos demos cuenta de cuánto llegamos a ensuciar. Y el objetivo se ha conseguido: hoy no se veía suciedad por ninguna parte", aseguraba satisfecha.

La onubense Mercedes Martínez destacó el hecho de que "todos colaboramos y eso demuestra el civismo que hay aquí. Es un espacio protegido, y el coste que supone trasladar de golpe todos esos residuos".

Sin embargo, otros como el vigués Juan Luis Ocaña no lo tenían tan claro: "Entiendo que quieran concienciar a la gente, pero no deja de ser molesto para los que venimos a pasar una tarde de playa. Volver con bolsas de basura encima no es agradable para nadie", razonaba.

El portugués Henrique Pimentel desconocía la campaña hasta que llegó al muelle, y decía sentirse "encantado". "Es muy positivo, visitar un lugar tan cuidado y que al irte no se note que has estado allí", resaltaba.

La dirección del parque resaltó el éxito con el que se desarrollaron las dos jornadas precedentes. Y espera que la de ayer no sea una excepción.