Un año más, Baiona se luce estos días como modelo turístico en la Feria Internacional de Turismo Fitur. Lo hace con la sostenibilidad como bandera y la calidad como aval y es que, en el marco de la cita y como colofón a sus actividades previstas, la histórica villa ha recibido el distintivo Q de Calidad Turística para su oficina de turismo, una de las siete adheridas a la Red de Oficinas de Turismo Info Rías Baixas, que consiguen este reconocimiento por la prestación del servicio al turista, metodología de trabajo, instalaciones y accesibilidad, entre otros parámetros y lo que se une a sus monumentos naturales, con casi cuatro kilómetros de playas repartidos en seis arenales, o su mágico casco antiguo.