Las UCI se abren más allá de críticos

La informatización de cinco áreas sanitarias de cuidados intensivos aportará apoyo a la decisión clínica inteligente a estas unidades de Urgencias, Neonatos, Pediatría o Coronarias

UCI neonatal de un hospital gallego, que cuenta con nueva dotación digital.   | // ALBA VILLAR

UCI neonatal de un hospital gallego, que cuenta con nueva dotación digital. | // ALBA VILLAR

Elena Ocampo

Elena Ocampo

Si hay algún lugar en un hospital en el que los pitidos de los monitores alertan, es una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Esa área médica de atención a pacientes potencialmente mortales. Monitorizados de constantes vitales que van desde la respiración a la tensión venosa o arterial, pasando por la neurológica, electroencefalograma o neuromuscular, la temperatura, medicación o la función renal. Ahí donde la raya entre la supervivencia (o no) se difumina por minutos. También, donde los más aguerridos internistas, ucistas, urgenciólogos, o anestesistas se la juegan. Ese tablero sanitario donde cada día renacen decenas de gallegos es ahora el objeto de mejoras sanitarias que llegan de la mano de la tecnología.

La Xunta implantará un sistema para unidades de críticos de cinco de las áreas sanitarias del Servicio Gallego de Salud –hasta ahora solo funcionaban en Vigo y A Coruña– que permitirá informatizar todas las unidades por 2,4 millones de euros y que contempla una unificación de todas las constantes que monitorizan al paciente. Las unidades de críticos (UCI de adultos polivalente, UCI coronaria, UCI pediátrica, UCI neonatal, unidades de anestesia y reanimación posquirúrgica o unidades de críticos en los servicios de urgencias) registran y almacenan una gran cantidad de información volátil procedente de sistemas de monitorización y dispositivos electromédicos.

Esa integración de todos los dispositivos gracias a un software permitirá no solo unificarlos, sino hacer una UCI abierta: posibilitará un diagnóstico en red, con la opción de tomar decisiones observando esos datos a través del sistema IANUS –pero de forma no presencial en la unidad– y también con un apoyo a la decisión clínica inteligente. Además, con algoritmos predictivos (IA), se podría alertar de eventos al personal médico. Así lo confirma el subdirector de Sistemas y Tecnologías de la información del Sergas, Benigno Rosón. “En las UCI se genera mucho papel y también datos que no se acaban integrando, que están aislados por zonas”, comenta, “así que el objetivo es homogeneizar la información en críticos, para trabajar en red”. Alude a la posibilidad de que un especialista que no esté en la unidad aporte su criterio tras acceder a los datos del paciente, o la mejora que representa el hecho de que estos queden registrados para futuras consultas o analítica avanzada.

Es decir se incorporarán modelos de inteligencia artificial basados en el uso de algoritmos predictivos para un sistema de gestión de alertas y eventos, conociendo el estado de los pacientes de manera instantánea. “Esto ayudará a la toma de decisiones del personal sanitario y dotará las unidades de la capacidad para realizar el análisis de datos para la elaboración de estudios e investigaciones o para el desarrollo de protocolos de atención”, reitera.

Hasta el momento, los hospitales públicos de las áreas sanitarias de Vigo y de A Coruña y Cee ya contaban con sistemas de informatización en las unidades de críticos y las cinco áreas restantes también dispondrán de dispositivos y equipaciones con diferentes capacidades de envío automático de datos. Así, el nuevo proyecto del Sergas añade la integración de este sistema de software y equipos para la incorporación automatizada de los datos generados.

El sistema recogerá y tratará toda la información del paciente en tiempo real, incluyendo los datos en su historia clínica. Además, permitirá compartir la información entre las distintas áreas del Sergas, facilitará la organización del personal de las unidades de críticos y permitirá el uso de sistemas de apoyo a la toma de decisiones. Después de la formalización del contrato, que acaba de salir a licitación, las áreas sanitarias de Ferrol; Lugo, A Mariña y Monforte de Lemos; Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras; Pontevedra y O Salnés; Santiago y Barbanza dispondrán de un sistema de información que integrará todos los datos generados por el equipamiento electromédico en las unidades de críticos.