La criba en las oposiciones de Educación ya deja el 13% de vacantes en Secundaria

Hay 114 plazas más que aprobados en 9 especialidades tras la primera prueba

El caso más extremo, sistemas y aplicaciones informáticas: el 73% quedan desiertas

Llamarán a interinos

Examen de las oposiciones de Educación en el IES Otero Pedrayo de Ourense.

Examen de las oposiciones de Educación en el IES Otero Pedrayo de Ourense. / Alan Pérez

Elena Ocampo

Elena Ocampo

Diez especialidades del cuerpo de profesores de enseñanza secundaria –entre ellas Tecnología e Informática– y también de maestros –Francés– ya tienen menos aprobados tras la primera criba de la oposición de Educación que número de plazas. Es decir, ya se registran 114 plazas desiertas de un total de 875 ofertadas para secundaria, lo que representa un 13% de vacantes. Pero el porcentaje total se incrementará lógicamente cuando se complete la segunda fase en la que los candidatos deben defender la programación de una unidad didáctica.

Una especialidad “hermana” de Informática, llamada Sistemas e Aplicacións Informáticas, cuyas notas de la primera prueba ya son públicas, evidencia el caso más extremo: solo 17 personas aprobadas para 65 plazas ofertadas; o lo que es lo mismo, el 73% quedarán vacantes. Del mismo ramo, la asignatura de Informática para profesores de ESO también se queda con 22 plazas vacantes, luego de que solo hayan superado la prueba 28 opositores de un total de 186 inscritos.

A la hora de elaborar esta información aún faltaban por publicar los datos de aprobados en todos los tribunales en asignaturas como Matemáticas, Física y Química, Biología y Geología, Educación Física o Administración de Empresas.

En lengua extranjera francés, para maestros –como ya viene ocurriendo desde hace años– quedaron también 12 vacantes, al superar la primera prueba solo 38 opositores. Aunque en menor medida, la misma situación se repite con dos especialidades del cuerpo de profesores especialistas en FP. Concretamente, en las especialidades de soldadura y carpintería, con dos y una plaza vacantes, respectivamente.

plazas maestros W

plazas maestros W / H. Barreiro

Los primeros en hacerse eco de la noticia a través de grupos de docentes y páginas de redes sociales han sido los propios opositores y profesores, que lamentaron una situación “reiterada” con respecto a procesos anteriores. “Nada nuevo en el horizonte”, se quejaban tras conocerse las notas de Procesos de Xestión Administrativa, con 14 vacantes y Sistemas e Aplicacións Informáticas, con 48.

Las causas

Ante esta situación se plantean los porqués: ¿un bajo grado de preparación de los opositores? ¿un exceso de exigencia de los tribunales? ¿o ambas cuestiones al mismo tiempo?

Desde la CIG advierten que una cifra “tan alta” de plazas desiertas solo puede deberse a las citadas dos razones, pero apuntan a que “algo falla” en el sistema cuando aprueba solo el 30% de los opositores –como ocurre en una especialidad de Secundaria–, indica el secretario de CIG Ensino, Suso Bermello. “Eso es lo preocupante, está denotando una anomalía, porque no se les deja exponer la parte didáctica docente de su programa”, completa. El sindicalista señala también a que la Xunta últimamente deniega el permiso que suelen solicitar los interinos que trabajan en Secundaria para preparar las oposiciones.

También critica este punto el presidente autonómico de ANPE Galicia, Julio Díaz, puesto que los procedimientos selectivos fueron convocados mediante el sistema de “concurso-oposición” y se les elimina sin valorar el programa: “Es una oposición, sin más”, defiende.

La Consellería de Educación ha defendido que los tribunales de las oposiciones son órganos “soberanos e independientes” y actúan en base a “criterios técnicos objetivos a la hora de evaluar a los aspirantes”. Para estas plazas vacantes año a año, se establece el mecanismo de las listas de interinos. Pero ahí, Julio Díaz apunta una incongruencia: “Es el mismo sistema que valora no aprobar a esos profesores en una oposición, de los que muchos posiblemente ya son interinos, el que luego los llamará pocas semanas más tarde para ser contratados para dar clase”, expone.

“Es frustrante: tengo buena programación y no podré defenderla”

Nervios, estrés, alegría... y frustración son sentimientos comunes en la montaña rusa emocional del candidato a hacerse con una plaza de profesor o maestro. Opositores gallegos comparten estos días las últimas dudas, relativas a cuestiones como la maquetación, el documento para la entrega de méritos o el interlineado exigido para sus programas.

En grupos comunes en redes, planteaban ayer mismo una duda de las especialidades en las que en la primera prueba solo aprobó un número de opositores igual al de plazas: “Si en mi tribunal tienen 6 plazas para asignar, y pasan 6 candidatos, entiendo que tienen que hacer una programación didáctica desastrosa para no sacar plaza”, se planteaban sobre la exigencia de esa segunda prueba. La otra cara, la “frustración” de quienes no la superaron.

Es el caso de una interina con una hija de tres meses, que no pasó la primera prueba de “Operaciones y equipos de producción agraria”, que solo pasaron 11 opositores (de 105 inscritos) para 10 plazas. “Fue un esfuerzo grande. Tengo un documento bastante bueno de programación y no tendré oportunidad de defenderlo. Es frustrante. ¿Por qué pasan justo aprobados para el mismo número de plazas?”, se plantea esta ingeniera agrónoma, que trabaja de interina desde hace 4 años. “No puedo pelear en la segunda fase, que debería contar como media ponderada”, lamenta.

Suscríbete para seguir leyendo