La "selectividad" de FP tampoco lo pone fácil

Quienes no disponen de la titulación para estudiar un ciclo, pueden intentarlo por la vía del examen si tienen la edad requerida: 17 años para grado medio y 19 para superior

Román Rodríguez, ayer, en el CIFP Politécnico de Santiago, premiado por su innovación aplicada. |  // FDV

Román Rodríguez, ayer, en el CIFP Politécnico de Santiago, premiado por su innovación aplicada. | // FDV

Carmen Villar

Carmen Villar

Miles de jóvenes gallegos, unos 13.000 este año, afrontan con nervios la selectividad porque dirimirá si pueden o no cursar la carrera de sus sueños. No son los únicos que deben superar el escollo de un examen para conseguir acceder a los estudios deseados. También dependen de lograr el “apto” en un test que demuestra que reúnen los conocimientos “suficientes” para cursar con “aprovechamiento” las enseñanzas, los gallegos que desean matricularse en algún ciclo medio o superior de FP y no disponen de la titulación exigida.

Sin embargo, si la fase general de la ABAU, donde los candidatos a la universidad se examinan de las materias comunes, es superada por la práctica totalidad de quienes se presentan, no ocurre lo mismo con las pruebas de acceso a los ciclos. En la convocatoria de este año, solo aprobaron un tercio de los aspirantes que se presentaron al examen, a los que se les reserva un porcentaje de plazas que dependen de la calificación.

Según el listado de calificaciones difundido por la Consellería de Educación, hasta 1.043 personas se inscribieron en Galicia para conseguir la acreditación para cursar un ciclo de grado medio. De ellos, al final se presentaron 709. En 522 casos, la mayoría, la experiencia acabó con un “no apto”. Solo 187, es decir, uno de cada cuatro presentados, pueden presumir de salvar el escollo.

Los pretendientes al grado superior, que se enfrentan antes las pruebas, son menos: se registraron 697 matriculados en la prueba correspondiente, pero solo la realizaron al final 425 personas que se repartieron casi mitad y mitad entre aprobados y no aptos. Si se analizan los dos exámenes en conjunto, sería un tercio de candidatos los que aprueban.

¿En qué consiste el examen?

En el caso de los ciclos superiores, el test consta de una parte común con tres pruebas (Lingua Galega, Lengua Castellana y Matemáticas) y tres opciones a escoger, cada una de ellas con otras tres materias. Para los grados medios, el examen se divide en tres partes: sociolingüística (las dos lenguas), matemática y científico-técnica (con Ciencias de la Naturaleza y Tecnología). Hay contenidos de los que los candidatos no tienen por qué examinarse si cumplen determinadas exigencias.

Las menores tasas de éxito se concentran en los test de acceso a los ciclos medios, a los que pueden presentarse personas más jóvenes. Se exigen al menos 17 años, o cumplirlos en el año de la prueba. Para los ciclos superiores, el requisito es similar, pero la frontera se establece dos años después, a los 19.

Otras vías para entrar en FP

La Xunta, al fijar la normativa que rige el examen para ciclo superior, menciona que la prueba pretende evaluar que el aspirante reúne la “madurez e idoneidad suficientes” para afrontar los estudios. Los títulos de técnico superior se consideran enseñanza superior, como la universitaria. De hecho, una de las maneras de evitar los test, tanto para medio como para superior, es haber superado la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años.

Robots camareros y cerdos celtas contra hierbas invasoras: así innova la Formación Profesional

La Xunta apoyará el desarrollo de 45 proyectos de innovación aplicada diseñados por centros de FP “que destacan por su potencial”, 13 de ellos de centros de Pontevedra, que han sido reconocidos también con un premio.

Entre las iniciativas de carácter científico que los alumnos implementan a lo largo del curso y que cuentan con la colaboración empresarial, como destacó ayer el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, se encuentran un ensayo para control biológico de la juncia, una hierba invasora resistente a herbicidas, con cerdo celta (que coordinará el CIFP A Granxa, en Pontevedra), o un robot para restauración, que trasladará platos desde la cocina hasta las mesas de los comensales (del CIFP Universidade Laboral, en Culleredo, A Coruña), pasando por un proyecto de aprovechamiento del calor producido por las parrillas para calentar el agua de cafetera o lavavajillas (del CIFP Paseo das Pontes, en A Coruña) o por una iniciativa de diseño y aplicación de un programa de control y vigilancia del mosquito tigre en centros educativos.

No solo están a la última los centros, sino también las titulaciones. Ayer el conselleiro do Mar, Alfonso Villares, visitaba el IES Marqués de Sargadelos de San Cibrao, en Lugo, que será el primero en Galicia en impartir un ciclo de cultivos acuícolas dentro de la nueva FP dual intensiva (la anterior FP dual) en respuesta a la demanda del sector de contar con profesionales formados.

Suscríbete para seguir leyendo