Santiago limita los negocios turísticos en su casco histórico para proteger el comercio de proximidad

El gobierno local aprobó este lunes una suspensión temporal durante un máximo de un año de las licencias y comunicaciones previas en el casco histórico para cambios de uso de locales comerciales a actividades relacionadas con el turismo, la hostelería o el uso residencial

El nuevo sistema de control de acceso de vehículos situado en Porta Faxeira, en el casco histórico de Santiago.

El nuevo sistema de control de acceso de vehículos situado en Porta Faxeira, en el casco histórico de Santiago. / Antonio Hernández

Manuel López

El Concello de Santiago aprobó este lunes una suspensión temporal durante un máximo de un año de las licencias y comunicaciones previas en el casco histórico para cambios de uso de locales comerciales a actividades relacionadas con el turismo, la hostelería o el uso residencial. El objetivo de Raxoi es proteger el comercio de proximidad y fijar población.

La suspensión no se aplicará cuando el local ya tenga una licencia de obras concedida para esa actividad. Tampoco se aplicará a las actividades de tipo dotacional -docentes, sanitarias, asistenciales, socioculturales, institucionales, administrativas o deportivas- o cuando el cambio afecte a locales existentes de ocio y restauración y modifiquen su actividad dentro del mismo ámbito, por ejemplo de restaurante a bar. 

Del mismo modo, no se aplicará a las actividades que se aspira a proteger, como tiendas de alimentación o de ropa.

La medida tendrá una duración máxima de un año y decaerá cuando el concello apruebe la modificación del planeamiento urbanístico en la que ha empezado a trabajar.