Augusto Pérez Cepeda | Presidente del Consello da Avogacía Galega

“Los procesos judiciales por okupaciones en Galicia superan ya los 18 meses”

“Con la intermediación la resolución de un desahucio puede lograrse en dos meses” | “El servicio de asesoramiento jurídico en vivienda atiende dos consultas diarias”

Augusto Pérez Cepeda, presidente del Consello da Avogacía Galega.

Augusto Pérez Cepeda, presidente del Consello da Avogacía Galega.

Desde 2016, el Consello da Avogacía Galega colabora con la Xunta a través del Instituto de Vivenda e Solo (IGVS) en la prestación de asesoramiento jurídico sobre desahucios a familias en situación de vulnerabilidad y a propietarios afectados por okupaciones. Tras un paréntesis de dos años, los convenios con la Administración autonómica se reanudaron en 2021 y este pasado mes de abril se suscribió el último, que por primer vez incluye un servicio de intermediación entre personas en riesgo de perder su vivienda habitual y grandes tenedores, lo que evita ir a juicio y alcanzar un acuerdo prejudicial en uno o dos meses frente al ya más de año y medio que se demora en los juzgados un caso de okupación. Son ya 167 los abogados que están en el servicio de asesoramiento en materia de vivienda en Galicia para casos no incluidos en la asistencia jurídica gratuita y el turno de oficio.

–¿Cuáles son las preguntas que más se repiten en las consultas al equipo de abogados del servicio de asesoramiento y orientación jurídica en materia de vivienda?

–Las consultan más repetidas son sobre desahucios. Las consultas son muy variadas. Desde los requisitos para acceder a una vivienda hasta llamadas de los propios trabajadores sociales para hacer consultas sobre desahucios por falta de pago. El volumen de llamadas da cuenta del interés que despierta este servicio. Para que se haga una idea, con este último convenio firmado con la Xunta se están teniendo dos consultas diarias, lo que deja un volumen de 40 aproximadamente en un mes.

–¿Para qué perfiles está diseñado este servicio?

–El perfil es más una persona que necesita ayuda, un servicio más demandado por el arrendatario que al arrendador y orientado a personas con problemas económicos y afectadas por desahucios. Pero ahora también está el tema de los grandes tenedores. Y ahí, pues, va a entrar más gente que requiera de este servicio. Esto es algo novedoso con la nueva Ley de Vivienda. Veremos cómo se desarrolla, pero entendemos que este asesoramiento también puede ser interesante para ellos.

–¿Quiénes consultan más, los inquilinos o los propietarios?

–Consulta más el inquilino que el propietario, pero el derecho lo tienen todos. El propietario recurre menos al equipo de abogados nuestro porque tiene sus propios servicios.

–Esas dos consultas diarias que reciben no hacen más que constatar que la vivienda es un problema a día de hoy.

–No creo que pueda yo elevarlo a la categoría de problema con la vivienda. Pero el tema de la vivienda es muy sensible, que preocupa mucho y sobre el que la gente quiere estar informada. Y ya no solo informada, sino asesorada para resolver el problema que se le viene encima. Cuando digo informada y asesorada quiero decir debidamente informada. Muchas veces por desinformación, no se tiene conocimiento de los pasos que hay que dar ante determinadas situaciones.

–Con la nueva Ley de Vivienda, ¿han notado en ese servicio de asesoramiento jurídico que se ha producido un aumento de las de las demandas por parte de los ciudadanos?

–Todavía es pronto para que hagamos una estadística sobre eso. Hacer un análisis con tan poco tiempo sería hacer cábalas. Van un par de meses escasos y es muy aventurado lanzarnos a hacer una afirmación.

–¿Y el fenómeno ocupa, a la vista de las llamadas que reciben, preocupa? ¿O Galicia es una isla en el mapa de la okupación del país?

–El fenómeno de la okupación en Galicia se nota como en el resto de España. Nadie vive en una burbuja. Lo que pasa es que es más de grandes ciudades que de pequeñas y aquí no tiene esa magnitud que pueda tener en grandes ciudades como Madrid o Barcelona. En Galicia donde más se nota es en Vigo y A Coruña.

–Desde el Consello da Avogacía Galega, con el convenio recién suscrito con la Xunta el pasado mes de abril, se incluye un servicio de intermediación. ¿En qué consiste?

–A raíz de la intermediación que se incorporado en la ley estatal, también se ha incluido este servicio en el convenio de este año. Con la nueva ley, los grandes tenedores, antes de interponer la acción de desahucio tienen que intentar una mediación para ver si puede tener lugar una resolución sin acudir al juzgado. Un proceso de desahucio que en los tribunales se demora durante meses y meses, a través de la intermediación puede resolverse en uno o dos meses.

–¿Esa mediación también permitirá un alivio de esa saturación judicial y llegar antes a la resolución de los casos de okupación, que en Galicia rozaba ya los 18 meses?

–Todo lo que se pueda arreglar sin pasar por el juzgado representa un acuerdo. El plazo para la resolución de un conflicto en materia de vivienda en los tribunales estaba ya en 18 meses en Galicia. Pero los casos pendientes han subido, por tanto el plazo hoy en un juzgado para resolver una okupación ya supera el año y medio.