Los primeros de la clase de selectividad: “Para sacar buenas notas no hay que encerrarse”

Las chicas arrasan en el examen con las mejores notas: son dos tercios del alumnado que logró al menos un 9

La Xunta da luz verde a las vacantes en los grados: 11.825 plazas

Estos son los alumnos con las mejores notas de la ABAU en Galicia.

Estos son los alumnos con las mejores notas de la ABAU en Galicia. / Cedidas

Mateo G. Triñanes

Cuando se trata de exámenes, las chicas se hacen notar. Ellas tienen, de media, mejores expedientes que sus compañeros de pupitre varones: ocurre en el Bachillerato, en la universidad –como demuestran los premios extraordinarios de fin de carrera– y en el examen que hace de puente entre ambos mundos, la selectividad. Según datos de la CiUG, en el examen de la ABAU del que se conocieron las notas este jueves las chicas ocupan 61 de los cien primeros puestos, frente a 39 en el caso de los varones, y esa proporción se agranda si se analiza el conjunto de las mejores calificaciones. En 1.083 casos, los candidatos a una plaza en la universidad lograron como mínimo un 9 y, de esa cifra, el 66 por ciento –dos de cada tres– son chicas y el 34%, chicos.

Ahora toca revisión, si es el caso, y hacer la preinscripción para la carrera o carreras deseadas. Aunque la CiUG ya tiene colgada la oferta provisional de plazas de las tres universidades para el curso que viene, hasta hoy el Consello Galego de Universidades no dio el visto bueno oficial a las vacantes. En concreto, serán un total de 11.825 para grado, 36 más que las que le constan a la CiUG, y 5.160 de máster. Además, el organismo, pendiente de la Conferencia General de Política Universitaria, que “tiene la última palabra” al respecto, autorizó el grado dual en Ingeniería de la Automoción en la Universidade de Vigo y siete másteres, cuatro de ellos de carácter interuniversitario. Asimismo, se ratificó la propuesta de matrículas universitarias gratuitas a partir de septiembre y el Ejecutivo garantizó la contratación de ayudantes doctores por parte de las universidades gallegas “a pesar de la falta de concreciones y crédito del Gobierno central”.

Nadine López Aira | IES Río Cabe (Monforte de Lemos) - 9,98/10

Los primeros de la clase de selectividad

Nadine López Aira. / Cedida

“Estaba en la piscina con una amiga y a ella le llegó el mensaje de que habían enviado las notas. Tenía pensado esperar a volver a casa y verlas tranquila, pero no pude aguantarme”. Así se enteró la monfortina Nadine López Aira de que, con un 9,98, se había convertido en el mejor expediente de la ABAU en Galicia. Su deseo de estudiar el doble grado de Matemáticas y Física, con las elevadas notas de corte que estos estudios exigen donde se imparten, la llenó de determinación para enfocar Bachillerato con ese objetivo en mente.

“Me gusta planearlo todo, y desde el principio tuve claro que quería hacer esa carrera, por lo que trabajé sin descanso para lograrlo”, explica López Aira, que reconoce que la existencia de “muchas variables que no dependían” de ella fue lo que le dio cierto agobio. Al final, logró superar esos dos cursos alcanzando la máxima puntuación en todas las asignaturas, por lo que llegó a la selectividad con la tranquilidad de llevar todos los temarios “muy trabajados” y de haber aprendido cómo afrontar los exámenes: “Soy muy metódica y trabajé todo el curso en la gestión de los nervios, por lo que después del de Gallego viví los demás muy tranquila”.

El resultado se acercó mucho al cosechado en el instituto: un pleno de dieces, en el que solo se le resistió Inglés, examen en el que le restaron dos décimas, aunque la joven no descarta recurrir a la segunda corrección: “No sé en qué pude fallar, por lo que a lo mejor reclamo”. Independientemente de que pueda elevar un poco más su nota o no, esta monfortina logró con creces su meta y en septiembre empezará a estudiar Matemáticas y Física. “Dudo entre Madrid, Barcelona y Santiago. Creo que la calidad de vida en cada uno de los sitios será determinante. Lo consultaré con la almohada en el viaje que haré a Londres el próximo mes”, apunta.

Miguel Bouzas Rodríguez | IES Gonzalo Torrente Ballester (Pontevedra) - 9,924/10

Los primeros de la clase de selectividad

Miguel Bouzas Rodríguez. / Cedida

A Miguel Bouzas Rodríguez, mejor nota de la ABAU de Pontevedra y segundo en el palmarés gallego, se le suceden los exámenes. Después de selectividad, en donde solo el Inglés perturbó su sucesión de dieces en las materias troncales, este viernes respondía a este diario desde A Coruña, a donde había acudido para realizar la prueba de acceso al Conservatorio Superior de Música. Aunque toca el piano, le gustaría ahondar en Composición y quiere dejar las “opciones abiertas” y ver cómo era el test. No sabe todavía qué estudiar, pero sí que querría un futuro en Galicia. “Aún no lo he decidido, pero mi intención era tener una nota que me permitiese varias opciones”. Lo ha logrado: valorando sus resultados sobre 14, y utilizando las materias optativas con mejores calificaciones, le sale un 13,784.

“Una de las carreras que más valoré fue Matemáticas, pero estos días lo voy a pensar un poco, quizás opte por algo de la rama biomédica”, señala. De hecho, su Bachillerato, en el IES Gonzalo Torrente Ballester, se inclina hacia la rama de Ciencias de la Salud. Fue “bonito” ver la nota, pero llegar hasta aquí, admite, implicó “dos años durillos” de estudio y práctica del piano desde la salida de clase hasta bien entrada la noche. “Siempre que pude, intenté compatibilizar todo lo posible, también estar con los amigos, pero muchas veces tuve que cancelar planes”, reconoce. Con todo, y a pesar de que salió de las pruebas “contento”, sentía recelos precisamente por la prueba de Matemáticas. Le “sorprendió un poco el examen”, sobre todo al comienzo.

A su juicio, una de las “claves” para conseguir una buena nota es “no ponerse nervioso”. Eso, y “organizarse, planificarse, no quedarse con dudas y hacer exámenes de años anteriores, sobre todo en ciencias”. Sobre el omnipresente móvil, cree que es mejor apartarlo para estudiar “sin distracciones”.

Beatriz Guarín Varela | CPR Plurilingüe Mariano (Vigo) - 9,92/10

Los primeros de la clase de selectividad

Beatriz Guarín Varela. / Cedida

Beatriz Guarín Varela no solo ha tenido tiempo para hacerse un hueco en el podio –tercer puesto, junto a otras dos estudiantes, una de ellas, Carla Patricia Martínez Saborido, del CPR Los Sauces de Mos– de los mejores desempeños en la ABAU en Galicia, sino que, como Miguel, logró compatibilizar sus resultados académicos con la música –también toca el piano, aunque “ahora no tanto”–, seguir saliendo con sus amigos, pasar tiempo en la playa y al aire libre y jugar a videojuegos.

Esta alumna de Vigo, que se formó en el CPR Mariano, cursó el Bachillerato científico-tecnológico, con un catálogo de asignaturas de ciencias diverso: Matemáticas, Física, Química y Biología. A estas alturas, y reconoce que no le queda “mucho tiempo para pensarlo”, todavía no tiene “muy claro” hacia qué carrera en concreto dirigirá sus pasos en la universidad, pero sí que el grado elegido tendrá que ver con lo estudiado y que le gustaría pasar esa etapa en Santiago. En concreto, se debate entre Biología, Biotecnología y Farmacia, para las que el 13,72 que le sale con las optativas le llegaría con las notas de corte del año pasado.

“Me gusta mucho el mundo de la biología”, alega. “Me gustaría trabajar en investigación, aunque sé que en España es difícil” por la financiación, aduce. Preferiría no tener que irse fuera, pero lo haría si hace falta. ¿Y cuál es el secreto para lograr tan buenos resultados? Para esta joven “depende” de la persona. “Tampoco le echo muchas horas. Me funcionaba el atracón antes del examen y para la ABAU se trataba más bien de repasar”, explica.

“Lo importante es no frustrarte cuando no te sale como querías y no ser tan autoexigente”, indica, además de recomendar “fijarse mucho en lo que se te da bien y te guste”. El apoyo importa. Destaca el de sus padres, que dejaron que la “presión” por tener buenos resultados fuese decisión suya.

Emilia Corujo Belmonte | Colegio Manuel Peleteiro (Santiago de Compostela) - 9,92/10

Los primeros de la clase de selectividad

Emilia Corujo Belmonte. / Cedida

“Estoy muy feliz, salí muy contenta de los exámenes, pero, sinceramente, esperaba menos nota”. Emilia Corujo Belmonte, estudiante del Colegio Manuel Peleteiro en Santiago, no podía imaginar que iba a convertirse en el tercer mejor expediente de la comunidad (junto a otras dos alumnas) tras lograr la máxima puntuación en las asignaturas de Lingua Galega, Lengua Castellana, Historia y Matemáticas. Sin embargo, la estudiante afincada en el concello de Brión recuerda que el resultado no se debe solo a los exámenes de la semana pasada, sino que es producto de dos años de esfuerzo continuado en el Bachillerato, en los que lo más importante para ella fue “la organización”.

“Eso de que para sacar buenas notas hay que encerrarse para estudiar es mentira”, señala, y asegura haber compaginado a lo largo de ambos cursos los libros con su afición al patinaje y las salidas para disfrutar del ocio junto con sus amigas; amistades que han jugado también su papel para que cosechase estos resultados. “Siempre estudiamos juntas”, explica. Eso no implica que coincidan en el mismo espacio. “Quedamos a una hora y hacemos una videollamada para estudiar todas juntas”, aclara. Eso les sirve para no sentirse solas durante las largas horas hincando los codos y para tener siempre a alguien con quién aclarar las dudas que puedan surgir.

Tras superar con éxito tanto el Bachillerato científico como la ABAU, entre los planes de futuro de Emilia tan solo figura una palabra: Medicina. Una carrera que espera empezar en septiembre, aunque no sabe todavía en qué universidad:. “Mi madre es de fuera, de Murcia, entonces estoy entre irme con ella o quedarme aquí y estudiar en la Universidade de Santiago (USC)”, explica. Un viaje en Interrail con esas amigas en las próximas semanas la ayudará a salir de dudas.

Suscríbete para seguir leyendo