La Xunta monitoriza viviendas deshabitadas para detectar intrusos y vigilar incendios

Los sensores instalados en una veintena de inmuebles de cuatro municipios alertan del acceso de personas, de fuego y humo

Plantean extender el proyecto para toda Galicia

El casco vello de Ourense, que cuenta con siete edificios con sensores, desde los tejados.

El casco vello de Ourense, que cuenta con siete edificios con sensores, desde los tejados. / IÑAKI OSORIO

Elena Ocampo

Elena Ocampo

Casi una veintena de inmuebles con viviendas deshabitadas ubicadas en los municipios de Ourense, Lugo, Betanzos y Mondoñedo ensayan un sistema que alerta del acceso de intrusos, al tiempo que detecta la presencia de fuego y humo. Es decir, se convierte en un sistema de detección de una posible ocupación ilegal o de la entrada no autorizada de personas en estos edificios de titularidad autonómica, así como de incendios en los mismos.

La Xunta impulsa este proyecto pionero que incluye un sistema de monitorización ya instalado en siete inmuebles ubicados en Ourense, en cuatro de Betanzos y otros cuatro de Lugo, así como en tres del casco antiguo de Mondoñedo. La idea sería extenderlo al resto de Galicia tras valorar sus resultados, que se ensayan sobre todo en viviendas de zonas históricas.

Las soluciones instaladas que constan en las memorias de Retegal constan de sensores que controlan apertura de puertas y ventanas, que incluye vigilancia “incluyendo tentativas de acceso” y que se valen de diferentes tipos de comunicación inalámbrica. De hecho, la batería de estos dispositivos dura dos años. Los controles de presencia incluyen sensores distintos, que se activan con movimiento y luz y cuya duración también se prolonga durante varios años.

Por otra parte, el humo, el fuego y el monóxido de carbono se detectan a través de otra solución, que acarrea el uso de alarmas. Fuentes consultadas en Retegal explican que los datos de esta monitorización de viviendas se envían a una plataforma de uso restringido, en el que personal autorizado controla las alertas desde cualquier punto de Galicia.

Y, como muestra, un botón. Entre 40 y 60 propiedades –viviendas y bajos– de la ciudad de Vigo fueron víctimas de presuntas usurpaciones y allanamientos, según estimaciones de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) en 2023. De ellas, entre el siete y ocho de cada diez eran propiedad de entidades bancarias, la Sareb y fondos de inversión, mientras que el resto de administraciones públicas o particulares.

Desde la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega) confirman que este plan piloto se desarrolla dentro del ambicioso proyecto iCousas, una red de servicios de comunicación de la administración autonómica gallega operativa desde diciembre de 2023 –contó con un presupuesto de 1,6 millones de euros– con capacidad para gestionar hasta 300.000 sensores y dar cobertura a casi toda la geografía gallega, a través de los más de trescientos centros de telecomunicaciones de los que dispone Retegal. También aseguran que la red iCousas está en fase de acogida de otros proyectos piloto y, entre ellos, se encuentra uno la sensorización de ganado de la aldea modelo de Moreda (en Folgoso do Courel), que implica a la Consellería de Medio Rural. También, la monitorización de parámetros meteorológicos o en centros de procesamiento de la propia Amtega.

Ya se constataron entradas pero no la ocupación

El nuevo sistema de monitorización ya detectó el acceso de personas a los edificios en los que instalaron los sensores, aunque desde Amtega confirman que en ningún caso esa entrada ilegal acabó traduciéndose en una ocupación ilegal. La Xunta está configurando una plataforma de información para gestionar a tiempo real con tecnologías inteligentes todo tipo de datos del territorio procedentes de sensores, satélites o vehículos no tripulados y ponerlos a disposición de la política territorial, los servicios públicos, los sectores productivos y la ciudadanía. En ese ámbito se enmarca este proyecto.

Situación anómala en ríos

Otro de los ámbitos a los que se traslada la monitorización es a los parámetros de conductividad y temperatura del agua de los ríos, para detectar “posibles situaciones anómalas”. iCousas se enmarca en una de las líneas de la Estrategia Galicia Digital 2030, la de la configuración de un territorio inteligente. Pero el proyecto es más amplio: con esta plataforma de información Galicia quiere gestionar a tiempo real con tecnologías inteligentes todo tipo de datos del territorio procedentes de sensores, satélites o vehículos no tripulados y ponerlos a disposición de la política territorial, los servicios públicos, los sectores productivos y la ciudadanía.

En suma: una de las fuentes de información de esta plataforma será la Red iCousas, pero también los datos procedentes del Plan Gallego de Cartografía; la iniciativa Civil UAV de vehículos aéreos no tripulados y otros cómo Meteogalicia. A mayores, la plataforma se complementa con un gemelo digital de Galicia.

Suscríbete para seguir leyendo