Anpas Galegas lanza una macroencuesta entre padres sobre el libro digital de la Xunta

La confederación de padres de alumnos quiere contar con una visión global sobre cómo funciona E-Dixgal | De momento ya ha recibido alrededor de 3.000 respuestas

Alumnos de Primaria en un centro adherido al programa E-Dixgal.   | // MARTA G. BREA

Alumnos de Primaria en un centro adherido al programa E-Dixgal. | // MARTA G. BREA / Susana López Carbia

Susana López Carbia

La Confederación de Anpas Galegas ha puesto en marcha la primera macroencuesta entre madres y padres de la comunidad autónoma para conocer qué opinan sobre la digitalización en las aulas. Un sondeo que se lleva a cabo a falta de poco más de un mes para que finalice el curso escolar y tras meses de debate sobre el uso de las pantallas en la enseñanza.

Si primero fue la presencia de los teléfonos móviles en los centros educativos la que generó controversia –una polémica superada con la decisión de la Xunta de prohibir su uso no solo en clases, sino también en todo momento dentro del recinto escolar–, en las últimas semanas ha sido el programa digital E-Dixgal que la Consellería de Educación puso en marcha hace una década el que ha estado en el punto de mira de la comunidad educativa.

En estos momentos están adheridos a este sistema de libro electrónico, que facilita ordenadores a los alumnos, unos 620 centros, la mitad de los existentes en Galicia. El programa llega a 64.000 estudiantes de entre quinto de Primaria y cuarto de ESO. El plazo para solicitar la incorporación voluntaria al proyecto finalizó el pasado 27 de abril y desde la Consellería confirman que “en los próximos días” publicarán el listado de los centros que seguirán en E-Dixgal, con las nuevas incorporaciones –se estima que serán al menos seis– y los que han decidido darse de baja –que podrían ser cerca de una decena–.

Entre estos últimos se encuentran el IES Coruxo y CEIP Javier Sensat, en Vigo, o el CEIP Rosalía de Castro de A Coruña.

Ante la “polémica” y la “inquietud” que “están surgiendo entre las familias”, la Confederación de Anpas Galegas decidió lanzar esta encuesta que estará abierta hasta el próximo día 16 en la que se pregunta a los progenitores qué problemas y qué ventajas ven en E-Dixgal, qué tipo de trabajos hacen los menores, cuánto tiempo le dedican y qué información recibieron las familias sobre el proyecto del libro electrónico. “Es la primera encuesta que se hace con este alcance”, sostienen.

Con las respuestas que recaben –de momento ya van unas 3.000– tienen previsto elaborar un estudio que, según sus estimaciones, no estaría concluido hasta dentro de varios meses. “La gran pregunta es: ¿por qué Educación no hace estas cosas?”, indicaban a este periódico desde la confederación, en la que están representadas federaciones de asociaciones de padres y madres de Vigo, Santiago, A Coruña, Lugo, Ferrol, Costa da Morte, Val Miñor y O Morrazo, entre otras.

“Tal vez, y dada la tremenda inversión que hizo la Xunta en este proyecto, tenga que plantearse un cambio de rumbo y es importante tener en cuenta la opinión de las familias para marcar ese rumbo”, señalan desde la entidad. “Queremos aportar algo” en este debate sobre la digitalización, “sin simplificaciones ni visiones apocalípticas”, zanjan.

Goteo de quejas ante la Valedora por “abuso” de las pantallas en menores

Las reclamaciones las promueve un grupo de Telegram con 600 padres

En paralelo a la encuesta impulsada por la Confederación de Anpas Galegas, madres y padres agrupados en un chat en Telegram con casi 600 miembros han empezado a presentar quejas ante la Valedora do Pobo en las que piden el amparo de la institución para reclamar a la Consellería de Educación que retire E-Dixgal de todos los centros. Desde la oficina de la Valedora do Pobo confirman a este diario que, en efecto, han empezado a recibir quejas presentadas de manera individual y que se están analizando para decidir si se admiten o no. Tras “agotar” las vías de comunicación en sus centros, “alguna familia pensó que esta podría ser una salida”, explica una de las promotoras de la iniciativa. En las reclamaciones, los firmantes acusan a Educación de cometer un “abuso” contra los menores “al obligarlos a pasar hasta cinco horas lectivas frente a una pantalla”. Ese período que se suma, señalan, a las horas que dedican al estudio en sus casas, lo que “contraviene”, según el escrito, las recomendaciones sanitarias que asociaciones y colegios oficiales de pediatras, psiquiatras, psicólogos y oftalmólogos han estado realizando. En este documento de queja, que se distribuyó a través del canal de Telegram para facilitar que cualquier miembro pueda presentarlo ante la Valedora, se afirma que los menores están “desamparados” ante la digitalización puesta en marcha por la Consellería y que “decide en exclusiva” el claustro de profesores por cuatro años como mínimo. Sobre el papel de los consellos escolares que deben aprobar la adhesión de los centros a E-Dixgal, los promotores de estas quejas lamentan que “no estén impulsando la adopción y seguimiento de medidas educativas que fomenten el reconocimiento y protección de los derechos de la infancia”. Según estos progenitores, la “informatización total prescrita unilateralmente” por Educación obedece a un “supuesto progreso tecnológico” y no al “interés superior” de los menores que recoge la Convención sobre los Derechos del Niño y la Niña de la ONU. Añaden que el uso excesivo de las pantallas en los centros con E-Dixgal “afecta negativamente a las habilidades cognitivas” de los menores, entre otras. Este grupo de Telegram, denominado “Adolescencia libre de smartphones”, surgió en noviembre como un chat de Whatsapp para “compartir información” y “luchar contra la presión social y el exceso de pantallas”. Tras la prohibición de los móviles en los centros educativos, se moviliza ahora para frenar la digitalización en colegios e institutos.