Galicia perdió posiciones en el ranking de financiación autonómica en veinte años

La comunidad se situaba en 2002 como la octava con más recursos por habitante y cae ahora al puesto número 11

Le toman la delantera Cataluña, Baleares y Madrid

Paula Pérez

Paula Pérez

La reforma del sistema de financiación autonómica acumula un retraso de nueve años. El actual modelo fue diseñado en 2009 y debía ser renovado en 2014, pero la falta de consenso y voluntad política mantiene bloqueada su revisión. Y, mientras, Galicia ha perdido posiciones en el conjunto nacional. Si en 2002 era la octava autonomía que recibía más recursos por habitante, veinte años después ha caído al puesto número 11. La han adelantado Cataluña, Baleares y Madrid que mejoraron sustancialmente su financiación, mientras que la comunidad gallega ha permanecido prácticamente estancada en estas dos últimas décadas.

Así lo refleja un informe de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) que analiza la evolución de la financiación autonómica entre 2001 y 2021. Se trata del mecanismo a través del cual el Estado da dinero a las comunidades. Se establecen unos criterios de reparto y se asignan los recursos en base a lo que el Gobierno prevé recaudar en cada autonomía.

El informe realizado por el economista Ángel de la Fuente calcula el índice de financiación por habitante ajustado –una cifra distinta a la población real pues introduce ponderaciones como el envejecimiento y la dispersión, que condicionan el coste de la prestación de servicios públicos– y se hace sobre una media de 100, lo que permite conocer la posición relativa de las distintas autonomías.

En 2021 Galicia tenía un índice de 101,3, es decir ligeramente superior al promedio. Sin embargo, si se analiza su evolución desde 2002 la comunidad gallega pierde tres puestos en el ranking de financiación autonómica.

En 2002 el valor para Galicia era de 101,2 pero ocupaba el octavo puesto como las mejor financiadas. En veinte años, solo ha mejorado una décima. Es la menor variación de todas las comunidades: prácticamente ha permanecido estancada.

Mientras, tres comunidades le han tomado ventaja. El caso más llamativo es el de Baleares que incrementó su índice de financiación por habitante en 22,7 puntos pasando de ser una comunidad infrafinanciada a situarse como la segunda que recibe más recursos. Esto obedece a que la reforma del sistema de financiación autonómica que se realizó en 2009 le fue muy favorable.

También adelantaron a Galicia la comunidad de Madrid, que subió tres puntos, y la de Cataluña (+2,2). En conjunto, hay siete autonomías que reciben ahora más fondos por habitante que hace veinte años. Entre ellas está la gallega que, sin embargo, fue la que menos mejoró.

Y, en el lado contrario, hay ocho comunidades que empeoraron: Andalucía (-5,1), La Rioja (-4,6), Murcia (-4,4), Aragón (-2,6), la Comunidad Valenciana (-1,8), Cantabria (-1,6), Castilla-La Mancha (-1,5) y Asturias (-0,3).

El autor del estudio, el profesor Ángel de la Fuente, advierte además que en este periodo analizado de veinte años hay “diferencias difícilmente justificables” en términos de financiación por habitante. Así, por ejemplo, en 2002 la brecha entre la comunidad mejor tratada (La Rioja) y la peor financiada (Baleares) es de más de 25 puntos. Y la situación no ha mejorado actualmente. Entre la autonomía con más recursos (Cantabria) y la que obtiene menos per cápita (Murcia) median también 24,5 puntos.

Suscríbete para seguir leyendo