Besteiro regresa a la primera línea política como delegado del Gobierno en Galicia

El político lucense releva al nuevo ministro de Sanidad como representante del Ejecutivo de Sánchez en Galicia, una plaza desde la que podría lanzar su candidatura hacia la Xunta

Irene Bascoy

Irene Bascoy

El PSdeG acaba de colocar un ministro gallego en el Gobierno de Pedro Sánchez, pero quizás no es este movimiento el más importante en el seno del socialismo gallego. La marcha de José Manuel Miñones al Ministerio de Sanidad despeja el camino de Xosé Ramón Gómez Besteiro hacia la Delegación del Gobierno en Galicia, y desde ahí quizás hacia la candidatura del PSdeG a la presidencia de la Xunta. Fuentes socialistas apuntan que el Consejo de Ministros de este martes elegirá al político lucense como relevo del exalcalde de Ames. Esta plaza es idónea para desde ahí lanzar una alternativa al PPdeG y al BNG. Con el horizonte en las elecciones gallegas, previstas para el año próximo, esta responsabilidad permite recorrer los municipios gallegos para presentar y defender la acción del Gobierno de Pedro Sánchez, al tiempo que confrontar con la Xunta. Además, garantiza cierta atención mediática.  

La salida de Miñones hacia Madrid formaría parte, según las mismas fuentes, de la operación Besteiro para colocarlo como cabeza de cartel en los comicios de 2024, y todo con el beneplácito y el apoyo del propio secretario xeral del PSdeG.

Valentín González Formoso anunciaba a principios de mes su intención de repetir como cabeza de cartel de As Pontes y si puede, optar de nuevo a la presidencia de la Diputación de A Coruña.

Aunque no cerró entonces la puerta a la Xunta y reafirmó su compromiso con Galicia, lo cierto es que el PSdeG ya llevaba tiempo trabajando en otro escenario, si se daban las circunstancias, y parece que se han dado, o así confían dirigentes socialistas.

Todo surgió cuando a finales del año pasado saltó que el exsecretario xeral del PSOE gallego y expresidente de la Diputación de Lugo estaba a punto de quedarse libre de la última de sus imputaciones judiciales. Entonces su nombre volvió a salir a la palestra, y el PSdeG lo vio de nuevo como un mirlo blanco. El político lucense se dejó querer, pero guardó silencio. Tanto fue su mutismo que se pensó que no quería, aunque el propio Formoso se mostrase públicamente dispuesto a renunciar a la candidatura electoral, si era él quien daba un paso adelante.

Finalmente, parece que Besteiro ha aceptado el envite y estaría dispuesto a volver a la primera línea de la política. Y que el PSOE habría dado el visto bueno a la operación. En un primer momento, será el delegado del Gobierno en Galicia, y más adelante, y si la cosas van bien, optar en primarias a ser el cabeza de cartel del PSdeG en la Xunta. 

Besteiro tendría el apoyo de la dirección del PSdeG

La decisión habría sido difícil, pues Besteiro lleva siete años apartado de la vida política. Y su marcha fue obligada y dura por las circunstancias en que se produjo. Dimitió al ser imputado, renunciando al liderazgo del PSdeG y a la candidatura a la presidencia de la Xunta y forzado a reinventarse profesionalmente. Pocas veces desde entonces se ha dejado ver, aunque su influencia en el partido seguía siendo notoria, sobre todo en la provincia de Lugo y en conexión con el PSOE coruñés.

La última reaparición de Besteiro fue el pasado octubre, cuando acudió a la XI Romería de los socialistas gallegos en Sigüeiro, y se le sentó en primera fila, al lado de la ministra Pilar Alegría y cerca de Formoso. Ya entonces llamó la atención este movimiento en círculos socialistas, aunque pasó desapercibido para la gran mayoría.

Dos meses después, Besteiro veía despejado el camino cuando la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Lugo decretaba el archivo provisional de la Operación Pulpo, que investigaba supuestas adjudicaciones ilícitas realizadas en el marco del ‘Programa KM0’ de la Diputación de Lugo. Se le imputaban a Besteiro seis delitos. Esta causa se sumaba a otra abierta por Pilar de Lara sobre su paso por la Concejalía de Urbanismo de Lugo, en la que le atribuía otros cuatro delitos. De todas las imputaciones ha ido quedando sucesivamente exonerado. Besteiro puede estar a punto de abrir una nueva etapa, y quién dice que las segundas oportunidades no son buenas.

Suscríbete para seguir leyendo