Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ataques de lobos aumentan un 10% y dañan a 2.251 reses

Las ovejas suponen casi la mitad de los animales dañados, con mil ejemplares

Explotación de ovejas. | // F. CASANOVA

Los cuentos de lobos han evolucionado en los últimos años en Galicia a las cuentas de lobos. Si antes quitaban el sueño a los niños, ahora tampoco facilitan el descanso de los ganaderos. El sector y la Xunta hacen números y en un año crecen más de un diez por ciento los avisos de ataques notificados desde las explotaciones gallegas, que pierden al día una media de seis reses si se considera el dato referente al último año –de septiembre a septiembre, en referencia al período de ayudas que manejan las órdenes autonómicas– y que la Consellería de Medio Ambiente acaba de difundir: 2.251 animales.

El recuento oficial recopilado por la Xunta eleva a 1.332 los avisos trasladados a las autoridades por ataques realizados por lobos en territorio de la comunidad. Es la segunda cifra más elevada de la última década y supone un 10,6% más que los 1.204 comunicados el ejercicio previo. Lugo es la provincia que más SOS lanza a la Administración: un total de 660 en 2022, justo la mitad. En el extremo opuesto está Pontevedra, donde la Xunta contabiliza solo 85. Desde A Coruña llegaron 291 notificaciones de ataques y de Ourense, 296.

A más ataques, más víctimas: en Lugo los asaltos se traducen en la pérdida de 1.104 reses y en Pontevedra, en cambio, no llegan a las 150. En A Coruña y Ourense, pese a contar con una cifra bastante similar de avisos, difieren las reses afectadas: 452 en la provincia costera y 547 en el interior.

Evolución

En total, los ganaderos denunciaron 2.251 animales damnificados, la cuarta cifra más elevada de los últimos diez años y casi un 10% más, en proporción con el aumento de ataques, que las que sucumbieron a agresiones un año antes. Los animales más propensos a engrosar esa estadística son las ovejas: acaparan casi la mitad de bajas, con 1.042 ejemplares perdidos, seguida por las vacas (664), los caballos (331) y las cabras (214). Es lo habitual: de los 23.620 animales dañados de los que informa la Xunta desde 2010, inclusive, más de 12.300 son ganado lanar.

Según las cuentas realizadas por Adega a partir de las órdenes de ayudas publicadas en el Diario Oficial de Galicia, la Xunta destinó desde 2004, el primer año que habilitó el apoyo, casi 7,7 millones de euros a pagar a las granjas gallegas daños por ataques de lobos y a sufragar iniciativas destinadas a su prevención. Desde la organización ecologista, reprocharon a principios de este mes al Ejecutivo autonómico que Galicia se haya quedado “sola”, junto a Madrid, una comunidad donde la presencia del lobo es “testimonial”, en su rechazo a apoyar la “Estrategia para la conservación y gestión del lobo” impulsada por el Ministerio de Transición Ecológica y que por esa actitud “obstruciconista” dejase de ingresar 4,3 millones para indemnizaciones o para sufragar costes de medidas preventivas.

El sindicato Unións Agrarias (UU AA) también lamentó este mes el “bloqueo” de estos fondos en el Gobierno con el argumento del recurso gallego en los tribunales contra la citada Estrategia. Esta organización agraria sostiene que en las explotaciones ganaderas gallegas se producen al año unas 3.200 bajas en cabezas de ganado (ovino, bovino y equino, sobre todo), de las que “únicamente” se declaran alrededor de 2.400, lo que asocian a las trabas burocráticas y la escasez de los fondos destinados a cubrir estos daños. Para UU AA, son fondos “indispensables” para las granjas que sufren los asaltos del lobo y permitirían “actualizar las bajas y desfasadas” cuantías de indemnización.

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, aseguró que Galicia recurriría a la Justicia para lograr estos fondos.

Compartir el artículo

stats