La Xunta expresó ayer su rechazo a la pretensión de la Comisión Europea de equiparar, a efectos de control de la contaminación, a las granjas de vacuno de más de 150 cabezas de ganado mayor con las explotaciones industriales. Así lo trasladó ayer el conselleiro de Medio Rural, José González, durante su participación telemática en la reunión del Consello Consultivo de Política Agraria. La postura de Galicia es coincidente con la del Gobierno central, así como con la de otros países de la UE, como Francia.

Para el Ejecutivo gallego, no tiene sentido introducir más restricciones a la ganadería extensiva por medio de una directiva destinada, en principio, a las emisiones industriales de origen energético, químico o metalúrgico. En esta línea, González se manifestó en contra de ampliar esta normativa a las explotaciones ganaderas de menor dimensión y, en especial, a las de vacuno. “No se puede tratar de la misma forma a la ganadería en intensivo y en extensivo, pero tampoco a la intensiva con base territorial, que solo en Galicia cubre unas 200.000 hectáreas”, reprobó el conselleiro.