Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inflación, empleo y bum inmobiliario inyectan 170 millones más en la Xunta

La recaudación fiscal crece en los primeros seis meses del año casi un 6% hasta aportar 3.145 millones al Ejecutivo | La creación de puestos de trabajo tira del IRPF con 114 millones extra

La creación de puestos de trabajo tira del IRPF con 114 millones extra.

A mediados de marzo y poco antes de tomar las riendas del PP estatal, Alberto Núñez Feijóo lanzó una acusación al Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos que ha reiterado desde entonces en varias ocasiones. “El Gobierno se está forrando”, espetó en alusión al incremento de la recaudación por culpa de la inflación y el encarecimiento desorbitado de luz y carburantes. Pero las comunidades como Galicia, cuya Presidencia dejó Feijóo en abril, también se beneficiaron de ese aumento de recursos para las arcas públicas. En concreto, la Xunta aumentó su recaudación en 170,8 millones de euros durante los primeros seis meses.

El incremento del IPC, en la peor escalada de precios desde hace cuatro décadas, repercutió en unos mayores ingresos de IVA, el impuesto asociado al consumo, como también el incremento de coste para los consumidores de la energía y los carburantes. Además, el récord de venta de viviendas de segunda mano, que grava el autonómico impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, inyectó otro maná económico que permitió al Ejecutivo gallego paliar una situación que, por ejemplo, ha obligado a subir los presupuestos de una veintena de obras públicas en 4,4 millones de euros para adaptarlas al encarecimiento de materiales.

Durante el primer semestre del año, las arcas autonómicas ingresaron por vía impositiva 3.145 millones de euros frente a los 2.974,1 del mismo período del año anterior, según los datos de ejecución presupuestaria del Ministerio de Hacienda. Se trata de un 5,7% más de aumento, la mitad del IPC acumulado durante estos seis meses.

Las comunidades logran recursos por vías impositivas directas e indirectas. En el primer caso, el pastel sumó 1.339,5 millones, 100 más que en 2021 gracias al aumento de los recursos procedentes del impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que ganó 113,7 millones, al pasar de 1.163 millones a 1.276,7. Aunque Galicia aplicó rebajas selectivas en el tramo autonómico, el Gobierno central endureció la carga para las rentas más altas, lo que unido a la creación de empleo durante ese período, que supuso más declarantes, y el incremento de retenciones explican el incremento: Galicia superó el millón de afiliados a la Seguridad Social por primera vez desde 2008. Las rebajas aplicadas en el impuesto de Sucesiones y donaciones sí se dejaron sentir, con una caída de 74,2 a 58,6 millones.

Los impuestos indirectos resultan todavía más beneficiosos para la comunidad, con 1.805,4 millones frente a los 1.734,5 del primer semestre de 2021, a pesar de las rebajas aplicadas a nivel energético (los 20 céntimos del combustible y la rebaja de IVA al gas). Los tres impuestos aumentan. El de Transmisiones Patrimoniales grava la venta de viviendas de segunda mano. Su bum reportó el año pasado 84 millones más al fisco gallego. En el primer semestre de este ejercicio suma otros 25 hasta rozar los 179.

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), del que las comunidades logran el 50% frente a otro 50% de la administración central, creció de 1.070,5 millones recaudados entre enero y junio de 2021 a 1.092 en el mismo período de este año. La cuota correspondiente a los impuestos especiales que gravan los hidrocarburos aportaron 8,7 millones extra hasta alcanzar los 480.

El balance de ingresos totales de la comunidad, sin embargo, es ligeramente inferior que en la primera mitad del año pasado y el motivo es la menor necesidad de recurrir a la deuda de Galicia y a las amortizaciones de la misma. El pasivo en la primera mitad del año pasado sumaba 1.105 millones por los 486,6 de este ejercicio.

Compartir el artículo

stats