Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas prevé reducir las listas de espera y volver a niveles prepandemia a final de año

Sanidade recuperará la actividad de seguimiento a pacientes crónicos suspendida tras la pandemia con la implicación de las enfermeras | Se reforzará la atención domiciliaria

Cola de usuarios en un centro de salud para pedir cita médica. Marta G. Brea

Las listas de espera todavía sufren las secuelas del COVID. La pandemia obligó a suspender intervenciones quirúrgicas, pruebas y consultas y, a consecuencia de esa paralización de la actividad, la demora se disparó. El pasado año se cerró con una espera de 77 días para entrar a quirófano, casi 23 días más que lo que se aguardaba en 2019, antes de que irrumpiera el coronavirus. El Sergas, sin embargo, es optimista y confía en que se recuperarán los niveles prepandemia a final de año situándose de nuevo la espera en el entorno de los 54 días de media. Para ello descarta derivar más pacientes a la sanidad concertada. Su receta es incrementar la actividad en horario extraordinario. Es decir, se harán más operaciones, más pruebas y más consultas en horario de tarde.

Así lo explica la nueva gerente del Sergas, Estrella López-Pardo, que releva en el cargo a José Flores, quien ha sido designado para ponerse al frente del área sanitaria de Pontevedra-O Salnés.

A finales de 2021 los pacientes gallegos tenían que esperar 77 días de media para operarse y 56,4 días para una consulta con el especialista, unas cifras muy por encima de las que existían antes de la pandemia cuando en 54 días se entraba en quirófano y se acudía a la cita con el especialista en solo 41 días.

López-Pardo defiende, en todo caso, que Galicia no está mal posicionada respecto a otras comunidades en cuanto a listas de espera y que se mantienen los plazos para intervenciones de urgencia. “Se están haciendo muchos programas extraordinarios de intervenciones quirúrgicas, pruebas y consultas y ahora estamos con el objetivo de alcanzar a final de año un dato que nos sitúe de nuevo en torno a los datos de 2019”, explicó en una entrevista a FARO DE VIGO.

Durante la pandemia quedó interrumpido además el seguimiento a los pacientes crónicos. “Dejaron de acudir al hospital y a los médicos de familia. Eso es una realidad innegable. Y ahora hay que recuperar esa actividad”, explica la gerente del Sergas.

Según avanzó, durante el año que viene se hará “un esfuerzo” para recuperar toda la actividad de seguimiento de los pacientes crónicos. Y, de ello, se encargarán las enfermeras. “Se liberará esa demanda que tiene el médico de familia”, explica López-Pardo.

La gerente explica que puede haber pacientes que no van al médico desde hace un año y están preocupados “porque no los llama nadie”. “Vamos a planificar ese seguimiento y programarlo de una forma más racional”, aclara.

La idea es que se encarguen las enfermeras. Ellas harán los controles, conforme a un protocolo, y solo si hay alguna variación en el estado del paciente se remitirá al facultativo de Primaria “La diferencia es que ahora mismo todo pasa por el embudo de los médicos de familia”, explica López Pardo.

En 14 servicios de Primaria ya se está recuperando el control de los crónicos y el objetivo inmediato es llegar a otros 42 servicios –un servicio puede corresponderse con un centro de salud o con varios según la zona geográfica– hasta completar los 100 existentes.

Sanidade prepara además el Marco Estratégico de Enfoque Poblacional y Equidad Territorial de Atención Primaria. Consiste en definir la cartera de servicios y recursos de la atención domiciliaria, de la asistencia comunitaria y la atención en zonas rurales. “Queremos reforzar la atención domiciliaria desde Primaria porque cada vez hay más gente con incapacidad funcional para moverse de casa. Se trata de ampliar la cartera de servicios”, explica Estrella López-Pardo.

Compartir el artículo

stats