Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estrella López-Pardo Gerente del Sergas

“El problema no es la infradotación de Primaria. Le hace falta organización”

“Con las actuales plazas de MIR de Familia de las que disponemos tenemos cobertura suficiente para garantizar el relevo generacional”

Estrella López-Pardo, en la sede del Sergas, en Santiago. Óscar Corral

–Galicia está a la cola en gasto presupuestario destinado a Atención Primaria. ¿Se va a corregir ese déficit en los presupuestos de 2023?

–No estamos en la cola, el gasto está en la media. Lo que pasa es que hay comunidades que computan medicación como recursos de Primaria, por ejemplo. No es un tema de infradotación de Atención Primaria. Lo que sí necesita es una evolución para tener cada vez más capacidad resolutiva. Es decir, disponer de recursos, que no tienen que estar estrictamente en los centros de salud, pueden estar en los hospitales. Sobre todo, lo que necesita Atención Primaria es organización interna.

–Pero faltan médicos. ¿Cuántas plazas MIR necesita Galicia para cubrir las jubilaciones previstas en Primaria en el futuro y garantizar el relevo generacional?

–Las plazas que ahora se están convocando ya garantizan el relevo. Hay escenarios más duros, que esperemos que no se cumplan, en los que se jubilarían todos los médicos de familia que cumplan 65 años, y otros más benignos, en caso de que prorroguen su actividad. Pero si se mantienen las plazas MIR actuales y logramos atraer con convocatorias atractivas más contratos, tendríamos cobertura suficiente, aunque no será como la que había hace años..

–¿Qué medidas se plantean para captar más médicos: incrementar salarios, darles más estabilidad...?

–La medida que está encima de la mesa es la convocatoria de 106 plazas mediante concurso de méritos. También se pueden incorporar médicos de fuera de la UE pero precisarían que el Ministerio de Sanidad les homologue el título.

–¿Ha captado Galicia muchos médicos extracomunitarios en los últimos años?

–De momento, es una cifra residual.

–En Noruega están ofreciendo contratos a enfermeras por 4.000 euros con coche y casa pagada. ¿Les preocupa el éxodo de sanitarios a otros países?

–La posibilidad de ir a cualquier país de la UE está ahí y nosotros no vamos a competir con eso. Lo que creo es que tenemos que acercarnos a las necesidades que tienen las nuevas generaciones. Seguramente les importan más los días libres que tener un mayor salario, y tener estabilidad.

–¿No se contemplan entonces incrementos retributivos para retener a los profesionales?

–Más allá de lo que está contemplado, no.

–Hay médicos de familia que pueden llegar a trabajar hasta 12 horas seguidas entre consultas y guardias. ¿Se puede prestar una buena atención al paciente con estas jornadas extenuantes?

–Hay casos puntuales en los que un profesional puede trabajar una jornada muy larga. Pero las guardias siempre son voluntarias. Los pacientes pueden estar muy tranquilos.

–Pero admitirá que, por lo menos, los médicos de familia están sometidos a una gran sobrecarga de trabajo...

–Ahora estamos en una época posCOVID en la que estamos recuperando todo lo que no se hizo durante la pandemia. Los médicos de familia acusan que ahora hay un incremento de la demanda, sobre todo de personas de mediana edad. Tenemos que trabajar para que esa demanda sea más racional y que se corresponda con la finalidad que tiene que prestar cada profesional y para eso tenemos el programa XIDE. Creo que una vez que pase el verano iremos entrando en una situación de normalidad. Las reformas organizativas que estamos implantando están poniendo mucho orden en los centros.

–Están teniendo problemas para garantizar la cobertura en los PAC. ¿Se plantean concentrar la atención en menos centros?

–No está previsto. Lo previsto es que haya al menos un recurso en cada PAC.

–En el centro de salud de Baltar en Sanxenxo se cerraron agendas por falta de médicos. ¿Puede ocurrir en otros ambulatorios?

–Se llegó a un acuerdo muy puntual –porque de ocho médicos están trabajando tres– para que durante unos pocos días se pospusiese la actividad ordinaria, pero la actividad urgente está totalmente garantizada. No es que se cierren agendas. Si alguien tiene una gastroenteritis, por supuesto, será atendido.

–Los médicos reclaman que se flexibilice la compatibilidad entre pública y privada. ¿Atenderá el Sergas esta demanda?

–No forma parte de las prioridades de la consellería.

–Se han disparado las urgencias este año. ¿Es síntoma de que algo falla en Atención Primaria?

–Es síntoma de que tenemos una Atención Primaria que debería ser más resolutiva, sobre todo en la parte de seguimiento al paciente crónico.

–El Consello de Contas denuncia que Sanidade abusa de contratos a dedo con la sanidad privada al margen de los conciertos. ¿Se corregirá esta situación?

–Es un tema en el que vamos a trabajar. Queremos que todo pase a través de concursos o si es necesario con un contrato menor. La contratación debe regularizarse y adaptarse a la legislación vigente.

–¿Por qué se hacía?

–La sanidad tiene muchas urgencias y en momentos determinados es necesario contratar y la administración es un poco lenta respecto a las necesidades asistenciales, pero nunca se recurrió a esta contratación por favorecer a nadie.

Compartir el artículo

stats