Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bum del precio de la luz dispara las quejas por abusos de las eléctricas a cifras récord

Las reclamaciones ante Consumo rozan las 4.800 en la primera mitad del año | Superan en 1.200 todas las de 2021 | La Xunta propone multas por 2,4 millones de euros

El coste de la energía comenzó a subir el año pasado paulatina, pero inexorablemente hasta que el pasado 8 de marzo alcanzó el tope más alto de la historia con casi 545 euros por megavatio hora (MWh), una situación agravada por la guerra de Ucrania que obligó al Gobierno a exigir una excepción ibérica a las autoridades europeas para contener esa escalada. Ayer mismo, la media en España por MWh se situó en 244 euros, 88 menos de los que costaría sin las medidas para abaratar el encendido de cualquier electrodoméstico. En ese contexto, con los bolsillo de los gallegos cada vez más agujereados por una inflación que supera los dos dígitos, las quejas por los abusos de las compañías eléctricas se han disparado a cotas nunca alcanzadas. En el primer semestre del año, el Instituto Galego de Consumo e da Competencia (IGCC) registró 4.766 reclamaciones contra ese sector, un dato que supera las 3.570 tramitadas durante todo el año pasado.

Los consumidores gallegos lideran las reclamaciones ante sus suministradoras de energía con más de 100.000 protestas durante el año pasado, según la actualización del Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La mayor parte de ellas se refieren a la medición del consumo, la facturación y los precios.

Sin embargo, es Consumo, órgano dependiente de la Consellería de Economía e Industria, el termómetro de la conflictividad, pues se trata del órgano que dirime las disputas entre consumidores y compañías antes de dar el paso de acudir a los tribunales. El IGCC tiene la competencia exclusiva en materia de defensa del consumidor y usuario en la comunidad.

Este 2022 está marcado por un alud de quejas por supuestos abusos de las eléctricas. Durante 2020, año marcado por el inicio de la pandemia de COVID-19 y el confinamiento de tres meses, las reclamaciones ante Consumo sumaron tan solo 1.647. El año pasado, la cifra aumentó hasta las 3.570, pero desde le inicio de este nuevo ejercicio la tendencia se ha disparado hasta sumar en seis meses 4.766 reclamaciones, según las estadísticas ofrecidas por la Vicepresidencia Primeira e Consellería de Economía e Industria. Se trata de un 274% más que en el mismo período de 2021, aunque si se analizan las medidas diarias de todo el ejercicio el aumento es mayor. De una media de 6 en 2021 a 26 entre enero y junio. Se trata de cinco veces más.

Las principales causas de presentar estas quejas ante la mediación de Consumo son “la ausencia de facturación, las estimaciones en las facturas o los cambios de compañía”, según Economía. Se trata de situaciones como la denunciada por el abogado vigués Roberto Blanco, al quien la solicitud de un cambio de compañía le generó una factura de 787 euros por siete días de consumo eléctrico.

El encarecimiento constante de la electricidad y el gas generó en el primer trimestre del año un cambio de tendencia, pues las reclamaciones por supuestos abusos de las compañías energéticas superaron a las vinculadas a las telecomunicaciones, que habitualmente lideraban las estadísticas.

De las 10.274 reclamaciones tramitadas por Consumo en los primeros seis meses del año, casi la mitad se referían a la luz o el gas: 4.766.

Las quejas de los usuarios de un servicio conllevan la apertura de una investigación por parte del personal del IGCC, que puede derivar en un expediente sancionador. Durante el primer semestre del año se abrieron 321 procedimientos para castigar económicamente a las compañías con multas que suman 2,4 millones de euros, si bien Economía desconoce qué cantidades cobra finalmente. El motivo es que las eléctricas disponen de un plazo para presentar alegaciones y el proceso suele dilatarse en el tiempo. La Xunta no facilita el listado de las cantidades impuestas finalmente por ejercicio.

Pero los expedientes sancionadores revelan un aumento de los abusos cometidos por las eléctricas y detectados por Consumo. Durante el año pasado, esos procedimientos sumaron 176 caso, casi la mitad de los 321 del primer semestre del año.

Nueve millones

En este período, Consumo abrió 807 procesos por vulnerar derechos de los usuarios, lo que supone un aumento del 59% respecto a los primeros seis meses de 2021. La cuantía de posibles multas se multiplicó por cuatro hasta alcanzar los 8,9 millones, frente a los 6,9 de todo el año pasado. “La electricidad y la energía fueron los sectores que acapararon el mayor número de expedientes, seguidos de las manufactura, la salud y la estética”, apunta Economía.

Hasta la curiosidad de los clientes crece, pues el IGCC atendió 22.756 consultas en la primera mitad de este ejercicio de consumidores interesados en conocer sus derechos y las posibilidades de presentar reclamaciones. Se trata de un 11% más que en el mismo período del año anterior.

Las claves

  • Una media de 26 quejas cada jornada

    Las reclamaciones contra las eléctricas en Consumo se han multiplicado casi por cinco. De una media de seis al día en 2021, se ha pasado a 26.

  • Casi el doble de multas propuestas

    En seis meses, los expedientes sancionadoras a estas compañías sumaron 321 casos. En todo el año pasado alcanzaron los 176.

  • Desplazan a las telecomunicaciones

    Las telecomunicaciones eran hasta este año el sector que más reclamaciones generaban en Consumo. Ahora lo son las eléctricas.

Compartir el artículo

stats