Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta advierte de pérdidas de agua en los concellos de hasta el 80%

La Lei do Ciclo Integral da Auga, que grava las fugas en las redes de abastecimiento, entra en vigor el 1 de septiembre

Caudal del río Limia, en Lobios. Brais Lorenzo

Mientras cada vez son más los vecinos afectados por restricciones debido a la sequía, hasta un 80 por ciento del agua se pierde por el mal estado de las redes de abastecimiento municipales. Así lo advierte la Consellería de Infraestruturas justo en un momento crítico cuando los embalses están en su nivel más bajo de los últimos 18 años y con varias zonas ya en prealerta por escasez –la cuenca del Lérez y el área que abarca el Río Anllóns y la costa entre A Coruña y Arteixo–. El deterioro de las infraestructuras hidráulicas y la falta de inversiones en algunos municipios provocan que la mayor parte del agua se pierda por el camino y, en algunos casos, llegue a los grifos solo el 20 por ciento del preciado líquido.

La nueva Lei do Ciclo Integral da Auga intentará paliar esta situación. Tras publicarse en el Diario Oficial de Galicia entrará en vigor el 1 de septiembre. Esta normativa obligará a los concellos a inspeccionar con periodicidad quinquenal el estado de sus infraestructuras hidráulicas. Además se gravará con un nuevo impuesto a los ayuntamientos que tengan pérdidas de agua superiores al 20 por ciento.

Objetivo

Ése precisamente era el objetivo que se había fijado la Lei de medidas de garantía de abastecemento en episodios de seca: rebajar las fugas de agua al 20 por ciento en el horizonte de 2023. En una auditoría realizada a los ayuntamientos se detectó que las redes municipales de abastecimiento pierden de media un 40 por ciento del agua. Esto asciende a 55.500 millones de litros de agua anuales, lo que coloca a Galicia como la cuarta comunidad con más fugas, según los datos aportados entonces por la Xunta. Según explican ahora desde la Consellería de Infraestruturas, hay concellos que les han trasladado que tienen pérdidas de hasta el 80%. El Gobierno gallego quiere que todos los ayuntamientos realicen una auditoría para contabilizar las fugas con una metodología similar y para ello les dará ayudas.

Ante el mal estado de los sistemas de abastecimiento y saneamiento de los concellos la Xunta, según recoge la nueva Lei do Ciclo Integral da Auga, ofrecerá a los consistorios un convenio para que sea Augas de Galicia quien asuma la gestión y explotación de las infraesructuras hidráulicas para mejorar así su eficiencia.

El secretario xeral del PSdeG, Valentín González Formoso, instó ayer a la Xunta a “ejercer sus competencias” y habilitar “líneas de ayuda” para hacer frente a la situación de sequía que afecta a varios ayuntamientos.

“No puede ser que ante todos los problemas y dramas que están acaeciendo en el territorio gallego la culpa sea siempre de terceros”, advirtió ayer Formoso.

Las llamas frenan su avance pero siguen activos los incendios de Laza y O Irixo

Tras dos días de infarto por los incendios en la provincia de Ourense, las llamas frenaron su avance, aunque todavían quedan dos fuegos activos: el de Laza, con una afectación de 2.100 hectáreas, y que a última hora de ayer estaba a punto de ser estabilizado, y el de O Irixo, donde ardieron 680 hectáreas en total.

Durante la jornada de ayer, sin embargo, no se incrementó la superficie calcinada por estos incendios y además los medios de extinción lograron estabilizar el fuego declarado en Boborás, en la parroquia de Astureses, que ha afectado a 120 hectáreas. Permanece también controlado otro fuego iniciado en Casaio, en la zona de Carballeda de Valdeorras, con 440 hectáreas quemadas, y otro más en San Xoán de Río, con alrededor de 20 hectáreas arrasadas por las llamas.

En la provincia de A Coruña se extinguió el incendio declarado en As Pontes de García Rodríguez tras quemar 109 hectáreas y se sigue trabajando en la extinción del fuego de Boiro aunque está controlado.

En lo que va de año 36 personas han sido investigadas por la Policía autonómica como presuntas autoras de incendios forestales. La última fue una mujer a la que acusan de un fuego provocado con un mechero en el municipio coruñés de Ribeira que afectó a 0,01 hectáreas. Es la segunda vez que se tramitan diligencias contra ella por este motivo.

Además la Policía autonómica esclareció otro incendio en Ames (A Coruña) que afectó a 7,5 hectáreas de monte y fue provocado también por un mechero.

Desde el BNG recriminaron ayer el “absentismo” del presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, pese a la nueva ola de incendios que asolan Galicia. “Desde el BNG nos hacemos una pregunta, ¿dónde está hoy el Gobierno gallego? ¿dónde está el presidente de la Xunta ante esta situación?”, cuestionó la diputada nacionalista Noa Presas. La portavoz del Bloque, Ana Pontón, demandó además la declaración de Verín y la comarca de Monterrei como zona catastrófica y la agilización de las ayudas.


Compartir el artículo

stats