Un hombre ha sido detenido por disponer de un taller furtivo de impresión de armas en su domicilio de la provincia de A Coruña y tras la intervención de un subfusil casi acabado, tres impresoras 3D, piezas de armas cortas, así como ballestas y una catana, cuya tenencia está totalmente prohibida.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes especializados de la Comisaría General de Información, con la colaboración de la Brigada Provincial de Información de A Coruña y bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 3 de Betanzos, ha informado este jueves la Policía Nacional en un comunicado.

La investigación, que culminó con este arresto, se inició a principios de este año cuando agentes expertos en ciberpatrullaje detectaron un canal internacional integrado por usuarios de diferentes países cuyo idioma mayormente empleado era el castellano. Por esa vía, intercambiaban información sobre armas.

Hechas las oportunas pesquisas, sus integrantes fueron ubicados en España y Latinoamérica, con el matiz de que uno de los más activos residía en Galicia. Era el que se ofrecía a dar consejos y a facilitar documentación.

Después de localizar su ubicación, el pasado viernes se efectuaron dos entradas y registros donde se comprobó la existencia del negocio clandestino en el interior de la propia vivienda. También que esta actividad ilegal era complementada en su lugar de trabajo, del que no se dan datos, por aprovechar sus conocimientos técnicos para el ensamblaje.

Además de todo lo mencionado, el arrestado disponía de un armazón y una corredera para amalgamar, elaborados en 3D mediante fibra PETG. También contaba con una gran cantidad de rollos de esa fibra destinados a la impresión de nuevas piezas, ordenadores, planos, documentación, miras telescópicas y armas airsoft (de aire comprimido).

En cuanto a las ballestas, una era tiragomas de gran potencia, y otra, una modificada junto a un gran número de flechas.

El detenido estaba completando la fabricación de un subfusil AR9, algo que fue abortado por esta operación.

El proceso de elaboración de armas de forma híbrida -conjugando 3D y piezas metálicas- se implementaba mediante la compra de elementos en el comercio "online".