Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidade se queda sin psicólogos para cubrir vacantes en plena pandemia de salud mental

Tampoco hay disponibles psiquiatras ni enfermeras especializadas en las listas de contratación | Las limitadas plazas de formación y las jubilaciones justifican este déficit de profesionales

Profesionales del área de Psquiatría del Hospital Nicolás Peña. Marta G. Brea

Faltan médicos de Atención Primaria, en los hospitales comarcales hay dificultades para cubrir determinadas especialidades como traumatología, medicina interna o radiodiagnóstico y a esto se suma ahora el déficit de psicólogos clínicos y psiquiatras. En plena pandemia de salud mental, la Consellería de Sanidade reconoce que “no hay personal disponible en las listas de contratación o su número es claramente insuficiente”. Tampoco encuentra enfermeros especializados en salud mental. Y esto sucede en un momento en el que las patologías mentales se han disparado a raíz del COVID y la Xunta quiere poner en marcha un ambicioso plan con más profesionales y programas específicos destinados a abordar los trastornos psicológicos y psiquiátricos de la población.

Para intentar captar profesionales la Consellería de Sanidade ofertará a psicólogos, psiquiatras y enfermeros especialistas en salud mental plazas fijas sin necesidad de pasar por una oposición. Será el mismo procedimiento que utilice para atraer a médicos de familia y a especialistas a los hospitales comarcales. La Xunta inició ya la tramitación de la ley que permitirá cubrir estos puestos mediante un simple concurso de méritos, lo que agilizará la cobertura de estas plazas. Su intención es sacar la primera convocatoria el próximo año antes del mes de abril.

En el anteproyecto de ley el Sergas justifica incluir a los profesionales de salud mental entre las plazas que podrán cubrirse sin oposición. La Consellería de Sanidade explica que tras la pandemia se registró “un aumento en los problemas de salud mental” y se refiere también al “agotamiento físico y mental del personal” que ha trabajado en la lucha contra el COVID.

Las consultas para ir al psicólogo están desbordadas. Incluso en la privada hay lista de espera de meses. Adolescentes y mayores son los más vulnerables a esta pandemia de salud mental.

De ahí que la Xunta haya puesto en marcha un Plan de Saúde Mental, que prevé reforzar con 241 plazas los dispositivos asistenciales. Ya ha contratado a 120, la mitad enfermeras, y aún le falta la otra mitad. Sanidade reconoce las dificultades para llevar a cabo las actuaciones contempladas en este programa. “Actualmente no hay personal disponible en las listas de contratación vigentes de facultativos especialistas de área en psiquiatría y psicología clínica ni enfermeros especialistas en salud mental o su número es claramente insuficiente”.

En el caso de los psicólogos clínicos el Sergas tiene en plantilla a alrededor de un centenar. El problema, al igual que en Primaria, está en que se forman pocos profesionales. Para convertirse en psicólogo clínico y trabajar en la sanidad pública es necesario hacer una residencia de cinco años (PIR). Y las plazas son limitadas. Hasta ahora eran únicamente siete al año. Para 2023 el Ministerio de Sanidad ha autorizado un incremento de cinco plazas más, de manera que se podrán formar hasta 13 psicólogos clínicos.

Sanidade les ofrecerá plazas fijas sin pasar por una oposición

“Tenemos capacidad para formar a más residentes, pero durante años no se sacaron más plazas”, explica el jefe de de servicio de Psiquiatría del área sanitaria de Vigo, José Manuel Olivares, que además critica el sistema de elección telemático impuesto por el Ministerio de Sanidad que deja numerosas plazas de formación sin cubrir.

A estas limitaciones se suma la elevada cifra de jubilaciones previstas. Según explica Olivares, en cinco años se jubilarán seis o siete profesionales solo en el departamento de Psiquiatría del área de Vigo. Y el relevo no es inmediato. “Los que empiezan a formarse ahora no estarán en la calle hasta dentro de seis años”, recalca.

La Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (Anpir) ha denunciado también que las plazas de formación estuvieron seis años congeladas.

Aunque hay psicólogos que trabajan en consultas privadas, la mayoría no tienen la especialidad y, por lo tanto, no pueden trabajar para el Sergas. “Psicólogos clínicos hay pocos y los pocos que salen son contratados inmediatamente en la pública”, explica Olivares.

La Consellería de Sanidade considera que si se les ofrece estabilidad podrán atraer a más psicólogos y psiquiatras para que trabajen en el Sergas, al igual que médicos de familia, pediatras de Primaria y especialistas para los hospitales comarcales.

Durante tres años la Xunta convocará concursos de méritos para hacerlos fijos. Será el Consello de la Xunta el que apruebe mediante decreto las plazas que pueden considerarse de difícil cobertura y que se ofertarán mediante este sistema. Luego en cada convocatoria se concretará el número de puestos ofertados por centro, categoría y especialidad.

Además de conseguir plaza fija, los profesionales que ocupen estas plazas de difícil cobertura accederán antes al grado I de carrera profesional y su experiencia profesional puntuará el triple cuando participen en futuros procesos selectivos o concursos de traslados. Eso sí, deberán ocupar su puesto sin moverse durante un mínimo de dos años. Además la Xunta priorizará su participación en cursos de formación y en proyectos de investigación.

 

Compartir el artículo

stats