La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, instó a los dirigentes del PP a converger en “una posición única” sobre el sistema de financiación autonómica, cuya negociación espera retomar tras el verano. “No tendremos capacidad de llegar a un modelo consensuado” si en esa negociación, avisó, “cada uno está parapetado en los máximos que son buenos para su territorio”.

La ministra recordó en Algeciras que a principios de año hubo un primer acercamiento a las comunidades con la distribución de un documento para el diseño de la variable población ajustada. No obstante, después de que las autonomías hicieron sus aportaciones, el ejercicio se saldó, dijo, “con parámetros cerrados en términos de beneficio para su parte, y no en términos globales, lo que impidió una propuesta de consenso”. Al respecto, Montero se lamentó de que “el PP dice en Andalucía en financiación algo radicalmente contrario en Madrid, a su vez algo radicalmente contrario en Castilla y León y radicalmente contrario a lo que decía el señor Feijóo antes en Galicia”.

En esa línea, la ministra de Hacienda apeló a una frase que, según dice, suele dirigir a las comunidades en una discusión como la del modelo de financiación: “Hay que levantar un poco la mirada”. “El modelo nos tiene que beneficiar a todos, a ninguno al cien por ciento en sus expectativas”, argumenta.

Montero defendió la alternativa de financiación autonómica planteada por el Gobierno, en base a la población ajustada e insistió en que hay que darle una oportunidad. Avanzó que volverá a hacer una propuesta entre los meses de septiembre y octubre que recogerá “la mayor parte de las sensibilidades”, pero advirtió que, “si cada uno sigue parapetado en los máximos, que son legítimos pero que impiden avanzar, no tendremos capacidad de llegar a un modelo consensuado”. De lo contrario, avisó que “habrá que buscar planes alternativos” y señaló que el Gobierno central se dirigirá a los partidos políticos, para que el PP tenga una única posición”.