Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 091 usará sus primeras pistolas Taser y cámaras personales de Galicia en A Coruña

Unas están destinadas a los agentes antidisturbios y el resto a las patrullas de la ciudad | Está prevista la llegada de más aparatos en el futuro

Un agente empuña una pistola Taser

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía de A Coruña son los primeros de Galicia en disponer de pistolas Taser, que efectúan una descarga eléctrica paralizante, y cámaras personales para la grabación de las intervenciones. En principio son cinco las armas y otros cinco los aparatos de filmación recibidos, que irán siempre asociados y de los que una se destinará a la Unidad de Intervención Policial, conocida popularmente como los antidisturbios, y las otras cuatro a las patrullas Seguridad Ciudadana de la ciudad.

La previsión de las autoridades policiales es que en el futuro se reciban más cámaras para los antidisturbios, así como para las Unidades de Prevención y Reacción para su utilización en dispositivos para garantizar el orden público y la vigilancia en espectáculos, aunque por el momento se desconoce en qué fecha llegarán, además de cuál será su número.

El envío de estos equipos se encuadra en la iniciativa del Ministerio del Interior de dotar a la Policía Nacional de Dispositivos de Grabación Unipersonal para que hagan uso de ellos en sus intervenciones a partir del próximo lunes. Las cámaras podrán ser puestas en marcha de forma manual por los agentes o de forma automática cuando “estos dispositivos estén vinculados con otros dispositivos de dotación policial”, según informó la Dirección General de la Policía a las jefaturas superiores.

Las cámaras se emplearán por el momento tan solo en misiones de seguridad ciudadana y de forma prioritaria a los agentes uniformados. Tendrán el carácter de elemento de dotación policial de tipo colectivo y su uso será personal. Los responsables policiales prevén hacer pública la disponibilidad de las cámaras por parte de los agentes, de forma que las personas afectadas por las grabaciones que se realicen puedan ejercer el derecho de acceso, rectificación, supresión y limitación del tratamiento de las imágenes si lo solicitan.

Las pistolas Taser efectúan una descarga eléctrica que deja inmovilizada a la persona que la recibe. Uno de los modelos de estas armas lanza un proyectil unido a la pistola mediante un cable, mientras que otro precisa del contacto directo con el cuerpo., aunque la Policía Nacional no informó qué modelo es el adquirido para sus agentes.

Las cámaras personales, que habitualmente están fijadas al pecho de los policías, tienen por objetivo grabar las intervenciones con el fin de que se pueda comprobar la forma en la que se desarrollaron las actuaciones.

Compartir el artículo

stats