Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los enganches ilegales a la luz crecen en Galicia: se destapan 40 casos cada día

El fraude asciende a casi 100 millones de euros que acaban pagando el resto de los clientes | Estas prácticas incrementan el peligro de apagones y de incendios en pisos

Los bomberos actúan en un incendio en un piso con la luz enganchada ilegalmente en Ourense. Iñaki Osorio

El pasado mes de marzo, un hombre de 39 años de Ourense lamentó la decisión de haber conectado de manera ilegal su vivienda en la zona de Canibelos al suministro eléctrico. La compañía lo cazó y lo denunció. Fue condenado a una multa de 180 euros y a pagar los 1.590 euros de factura de luz que adeudaba durante un año de consumo, así como los intereses. Casos como estos son cada vez más habituales en Galicia, donde este tipo de fraude alcanza los 93 millones de euros anuales, cantidad que acaba repercutiendo en los clientes que sí abonan su factura.

El enganche ilegal al tendido eléctrico constituye un peligro porque puede causar incendios como el sucedido el 24 de octubre de 2019 en la calle Celso Emilio Ferreiro de Ourense, donde brotaron las llamas en un piso okupado que había conectado de forma irregular su suministro de luz y gas. Y el problema crece en un contexto de aumento disparado del recibo de la luz, a pesar de las medidas para mitigarlo del Gobierno, y de una inflación nunca vista desde la Transición.

En Galicia se detectan 40 casos de conexiones ilegales cada día desde el año pasado, cuando se alcanzaron los 13.725 detecciones por parte de los servicios de inspección de Naturgy, que copa la práctica totalidad del mercado de suministro en la comunidad. A esos casos se añaden otros 8.775 de los siete primeros meses de este año, lo que arroja un balance de unos 1.180 al mes y casi 40 al día.

“Las conexiones fraudulentas a la red de UFD –la distribuidora de Naturgy– crecieron un 28% entre 2008 y 2013, tras la irrupción de la crisis económica, y desde el inicio de la pandemia, en marzo de 2020, esta práctica ha aumentado un 7,5%, un ritmo aún más elevado que en el período citado”, apunta la compañía.

Naturgy detectó 7.800 casos en Pontevedra desde enero de 2021

Por provincias, el Eje Atlántico copa la mayoría de los casos. En la provincia de Pontevedra se detectaron 7.800 casos desde enero del año pasado a la actualidad, con el foco en la ciudad de Vigo. En A Coruña fueron 9.100, mientras que en Ourense la cifra supera las 4.400 y en Lugo, las 1.200.

Las consecuencias de esta modalidad de fraude resultan varias. Por un lado, los apagones, más habituales en casos de grandes consumos para los que la red no está preparada, lo que ha generado conflictividad social en Cataluña al pedir los clientes que sí pagan su recibo y presentan instalaciones acordes con la legalidad que se solucionen los problemas a Endesa, mayoritaria en la distribución en esa comunidad, negocio en el que apenas tiene peso en Galicia, donde se concentra en la generación.

Estos enganches están generando un grave problema en Cataluña, donde un tercio de los casos están relacionados con los cultivos ilegales de marihuana, que precisan una enorme cantidad de energía para acelerar el crecimiento de las plantas. En Galicia no se han detectado situaciones de este tipo tan alarmantes como allí.

Por otro lado, se encuentra el propio quebranto económico, que en Galicia roza los 100 millones de euros anuales, que pagan los consumidores “según la regulación vigente”, explican desde Naturgy, citando las reglas de funcionamiento del Mercado Eléctrico Ibérico, fijadas en la resolución de 10 de octubre de 2019 de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. La media por cliente del sobrecoste por este fraude es de 55 euros. La tercera consecuencia es el incremento del riesgo de cortocircuitos e incendios.

“Además del grave peligro y el perjuicio económico que entraña esta práctica, también incide negativamente en la calidad y continuidad del suministro de los clientes conectados legalmente”, expone Naturgy, que recuerda que la manipulación irregular de un cuadro eléctrico constituye un delito recogido en el artículo 255 del Código Penal.

Fuentes del sector destacan el crecimiento de esta problemática, pero también las dificultades para detectarlo. En algunos casos, puede resultar obligatorio acudir a la justicia para solicitar órdenes con que acceder a propiedades privadas.

  • 1. Detectan 22.500 conexiones ilegales

    Naturgy, principal distribuidora en Galicia, detectó 22.500 conexiones ilegales desde enero del año pasado.

  • 2. Mayor crecimiento que hace 10 años

    En la crisis financiera, estos casos crecieron un 28% entre 2008 y 2013. Desde marzo de 2020, el aumento es del 7,5%. Crece a mayor velocidad.

  • 3. Eleva el riesgo de cortes en la luz

    Los apagones son el mayor peligro causado por los enganches ilegales a la luz, aunque también pueden derivar en incendios.

Compartir el artículo

stats