Cambios en la cúpula del Sergas. Estrella López-Pardo, la actual directora xeral de Planificación y Reforma Sanitaria, será la nueva gerente en sustitución de José Flores, que es relevado de su cargo para ponerse al frente de Pontevedra y O Salnés con el objetivo de encauzar la conflictividad que sufre esta área sanitaria donde los sindicatos se habían levantado en pie de guerra contra su equipo directivo, lo que terminó provocando la marcha del gerente José Ramón Gómez y de la directora de Procesos Asistenciales y número dos del área, Sonia Fernández-Arruty Ferro.

Aunque todas las áreas sanitarias sufren tensiones por el déficit de profesionales, en Pontevedra y O Salnés la situación estaba al límite debido a los desencuentros entre los representantes de la plantilla y el equipo directivo. A esto se suma la mayor carga asistencial durante el verano, cuando el déficit de médicos es más acusado, lo que generó tensiones en algunos PAC. Los sindicatos apuntan al “deterioro” de la atención en este área sanitaria, además de a problemas organizativos y a la “falta de diálogo” con el equipo directivo. Llegaron a amenazar incluso con una huelga.

El conflicto obligó a mediar al hasta ahora gerente del Sergas, José Flores, que esta misma semana prometió a los sindicatos que habría cambios en la cúpula del área de Pontevedra y O Salnés.

Rueda: "Se trata de intentar acertar con la persona en un área que necesita de esa buena gestión"

Finalmente la Xunta relevó de sus funciones como gerente del Sergas a José Flores para situarlo al frente del área sanitaria pontevedresa. Y con él renovará todo el equipo directivo, según adelantó el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda.

El jefe del Ejecutivo gallego no aludió a la crisis que atraviesa el área de Pontevedra y O Salnés y se limitó a señalar que la marcha de José Ramón González se produjo “a petición propia” .

Y la persona elegida por la Xunta para poner orden en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés fue José Flores, que llevaba al frente del Sergas desde septiembre de 2020.

“Hizo una buena gestión como gerente del Sergas y puede hacer una magnífica labor en Pontevedra y O Salnés. Se trata de intentar acertar con la persona en un área que necesita de esa buena gestión”, justificó Rueda ayer, tras el Consello de la Xunta.

El actual gerente del Sergas es buen conocedor del área de Pontevedra y O Salnés, de hecho tiene plaza de médico allí. Además cumple con el perfil dialogante que buscaba la Xunta para aplacar la crispación con los sindicatos. De hecho, fue él quien medió esta semana con las centrales sindicales en Pontevedra a las que prometió un cambio en la gerencia del área sanitaria. Fuentes cercanas al Sergas apuntan, sin embargo, a que la forma en la que Flores resolvió la reunión con los sindicatos causó malestar en la consellería al entender que había entregado la cabeza del gerente del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, un error que pudo influir en su relevo al frente del Servicio Galego de Saúde.

Sorpresa

De hecho, ha causado cierta sorpresa que José Flores pasara de ser el número dos de Comesaña a bajar a la arena y dirigir un área sanitaria. Este movimiento puede tener una explicación política, apuntan fuentes populares. Estamos en la antesala de unas elecciones municipales donde Pontevedra, no solo es clave desde el punto de vista electoral, sino que es la provincia del presidente de la Xunta, Alfonso Rueda. No se puede llegar a la cita con las urnas con una crisis sanitaria en la demarcación del nuevo líder, explican las mismas fuentes. De hecho, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, se reunió ayer por la tarde con los alcaldes del área sanitaria, del PP y otros partidos, para explicarles el relevo.

Son varios los retos que tendrá que afrontar José Flores para encauzar la crispación en el área sanitaria, entre ellos deberá lidiar con las tensiones que traerá la puesta en marcha del hospital Gran Montecelo, cuya finalización está prevista para diciembre de 2024.

Flores será relevado al frente del Sergas por Estrella López-Pardo, que desde 2021 ocupaba el puesto de directora xeral de Planificación e Reforma Sanitaria, un nuevo departamento creado para abordar la planificación futura de la sanidad una vez superada la pandemia, sobre todo en el ámbito de la Atención Primaria. Fue la artífice del sistema de filtrado de la demanda, de los planes locales de salud o de la herramienta para devolver las llamadas a los pacientes. Su nombramiento representa, por tanto, una apuesta por este nivel asistencial, que es precisamente donde la Xunta está teniendo más problemas debido al déficit de médicos.

El BNG y el PSdeG advierten de que “un cambio de caras” en el Sergas no soluciona el colapso sanitario. Sí lo haría, esgrimen, un cambio de políticas e inversiones. Los nacionalistas destacan que el cese del gerente de Pontevedra “profundiza en la crisis del Sergas”, que protagoniza “una sucesión de dimisiones” y que pone de manifiesto “una realidad de deterioro de la sanidad pública”. Por su parte, el viceportavoz del grupo socialista en el Parlamento, Julio Torrado, calificó las designaciones de “carrusel de cambios” e “intercambio de cromos”.