Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los enfermeros dispensarán fármacos contra hipertensión quemaduras y diabetes

El Sergas aplicará en otoño una medida que aliviará la carga de trabajo de los médicos

Una sanitaria inyecta una vacuna a un paciente. | // BARNABÉ/JAVIER LALÍN

El sistema sanitario gallego estrenará este otoño una novedad para tratar de combatir los problemas de falta de personal en la Atención Primaria. Los enfermeros podrán dispensar medicación en los centros para combatir los efectos de quemaduras, diabetes o hipertensión arterial –como hacen ya con las heridas comunes–, lo que permitirá aliviar en parte la carga de trabajo de los médicos, que llevan meses quejándose de saturación en sus agendas. La Xunta ya trató de paliar la ausencia de facultativos ofreciéndoles sobresueldos a cambio de aumentar sus jornadas o desplazarse a concellos del rural.

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, avanzó ayer la intención de su departamento de otorgar mayores competencias al colectivo de enfermería, un plan ya puesto sobre la mesa hace tres años. Entonces, se planteó la opción de permitirles solicitar analíticas para enfermos crónicos o completar informes sobre valoración del grado de dependencia.

Ahora, Comesaña anunció que “la enfermería gallega ya va a poder dispensar medicación relacionada con la hipertensión, la diabetes o las quemaduras, lo que supone un paso más en el proceso en el que Galicia fue siempre por delante, como es la potenciación de la enfermería”.

El conselleiro anunció esta medida durante su visita al centro de salud de A Estrada, reciente ganador del premio a la mejor enfermería de Primaria de España concedido por el Consejo General de Enfermería.

En este proceso, Sanidade ultima 40 protocolos para aplicar a partir también de otoño para que los enfermeros ganen competencias y puedan “resolver, de forma autónoma, consultas sobre subidas de tensión arterial, infecciones urinarias y otras demandas sanitarias comunes”. Atenderán así hasta 40 motivos de consulta de forma autónoma.

El objetivo de Galicia es incrementar el margen de actuación de este colectivo en situaciones como el seguimiento y control de los tratamientos anticoagulantes orales, que ya se aplica en la comunidad desde el año pasado, según recordó Sanidade a través de un comunicado.

Estas medidas se complementan con la puesta en marcha, por parte de la Xunta, de un sistema de gestión integrada de demanda en equipo, que ya funciona en más de 50 centros, “y que potencia todas las categorías profesionales, puesto que dirige al paciente directamente al profesional más adecuado para atenderlo, evitando, de este modo, que todas las consultas tengan que pasar por el médico”, según García Comesaña.

El conselleiro también reivindicó la creación de las categorías de enfermería especialista, que en la actualidad suma más de 300 profesionales en el Servizo Galego de Saúde. En el caso de enfermería especialista en familiar y comunitaria, esencial para el primer nivel asistencial, se incorporaron desde 2017, más de 80.

A la situación de la Atención Primaria se refirió también ayer el BNG, que denunció un “absoluto colapso” que “se va a agravar hasta un límite insostenible”. Su viceportavoz parlamentario Manuel Lourenzo censuró que esa situación se vive “de punta a punta del país” y puso como ejemplo lo sucedido el domingo pasado en Ribadeo, donde había “tan solo un equipo médico, una enfermera y una administrativa para atender a una población de 14.000 personas” o en A Guarda, informa Europa Press.

Apuntó al área sanitaria de Pontevedra o Salnés como “el kilómetro 0 de este desastre”, ya que “PAC que incrementan muchísimo su población, como Vilagarcía o Sanxenxo, quedan al descubierto sistemáticamente”. “Llegamos a tener que aguantar la indecencia de que el PAC de Vilagarcía dejó sin atención sanitaria a 40.000 personas. Es una situación que traspasa todas las líneas rojas”, espetó.

Compartir el artículo

stats