La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, se ha reunido este lunes con una docena de municipios —mayormente del PP— para consensuar alegaciones ante la supresión de paradas de bus en líneas estatales, de forma que la Xunta solicitará en la Conferencia Nacional de Transporte, que se celebrará el miércoles, la retirada de este mapa, que considera "un ataque al rural".

A esta convocatoria en Santiago no han acudido el resto de 23 ayuntamientos afectados. La mayoría de los que han asistido eran populares, si bien ha estado el alcalde socialista de A Pontenova, Darío Campos, e independientes como los regidores de Melide y Monterroso, José Manuel Pérez y Rocío Seijas, entre otros. Preguntada por la ausencia de los representantes de 11 ayuntamientos, la conselleira ha señalado que "habrá que preguntarle a ellos por qué no acudieron".

En una comparecencia ante los medios acompañada por tres alcaldes del PP (Lalín, Palas de Rei y O Porriño), la conselleira se ha quejado de la "sorpresa desagradable" que supone este "recorte de servicio" para 23 municipios, en los cuales viven unos 136.000 gallegos. Reflexiona acerca de que también afecta "negativamente" al Camino de Santiago.

Un 47% menos de rutas

Reprocha que esa eliminación de paradas se haga en un momento clave para apostar por el transporte público debido a la subida de carburantes. Expone que en España habrá un 71% menos de ayuntamientos con parada y un 47% menos de rutas.

Así, ha apuntado la "oposición frontal" de Galicia al nuevo mapa estatal de líneas de autobús, al tiempo que asegura que otras comunidades como Aragón, Andalucía y Castilla y León comparten esta postura.

A preguntas sobre la opción expuesta por el Ministerio de Transportes de abrirse a negociar con las comunidades la supresión de paradas, la conselleira ha censurado que la propuesta del Gobierno pase por que las autonomías "financien, tramiten o resuelvan estas faltas de movilidad".

Ethel Vázquez acusa al Ejecutivo central de "utilizar a las comunidades como escudo" para resolver el transporte público de ámbito estatal, lo que le parece "un abuso" y así lo hará saber en la reunión del miércoles, ha dicho.

Por otra parte, ha defendido la apuesta de la Xunta para renovar 2.300 líneas de bus autonómicas, con una inversión de unos 80 millones de euros. Apunta a que las encuestas llevadas a cabo entre los usuarios indican que la calidad del servicio "es buena".

Críticas de alcaldes del PP

El alcalde de Palas, Pablo Taboada, ha señalado que los municipios del interior se verán "muy perjudicados", con afectación al transporte para el turismo y los estudiantes. En esta línea, el también alcalde popular de O Porriño, Alejandro Lorenzo, se ha quejado del "desconocimiento" del rural que supone esta propuesta del Gobierno central, además de lamentar el perjuicio para el Camino.

En esta línea, el alcalde de Lalín, José Crespo, ha coincidido en la afectación para el Camino, puesto que en su municipio se juntan la ruta de Invierno y de la Plata, además de la problemática en la movilidad para los 50.000 habitantes de la comarca del Deza.