Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xunta y patronal cargan contra el Gobierno por su desinterés con el Corredor Atlántico

El Ejecutivo autonómico teme que la línea no esté operativa en 2030 por el bajo ritmo de ejecución | Los empresarios lamentan que la atención de Moncloa esté en el Mediterráneo

Tren de mercancías por la línea Vigo-Ourense. | // FDV

La marcha del Corredor Atlántico ferroviario, que de momento solo está dando sus primeros pasos en el tramo entre Ourense y Monforte, disgusta tanto a la Xunta como la patronal gallega, que urgen un mayor impulso a una infraestructura ferroviaria destinada a conectar los puertos gallegos y las mercancías que se generen en el Noroeste español con toda la franja atlántica de la UE. El Gobierno gallego expresa su preocupación por el lento ritmo de las actuaciones y teme que esta línea no estará operativa en el año 2030, que es la fecha marcada por el Ministerio de Transportes para tenerla lista. Por su parte, la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP) coincide con el diagnóstico de que el desarrollo del Corredor Atlántico va muy lento y censura que el Gobierno central se vuelque con las infraestructuras ferroviarias del Mediterráneo en detrimento del Noroeste peninsular.

A mediados de 2018 la Comisión Europea incorporó a Galicia, Asturias y la parte más occidental de Castilla y León a su planificación de corredores de mercancías ferroviarias, lo que da visibilidad a los operadores internacionales para contratar su servicios y abre la puerta a la cofinanciación europea para modernizar la línea, algo imprescindible para que resulte competitivo y atractivo para las empresas. El itinerario aprobado para Galicia es A Coruña-Vigo-Ourense-León.

Entre Vigo y Ourense y entre Monforte y León se están ejecutando pequeños parches que no obedecen al diseño del corredor ferroviario como tal, mientras que sí se está avanzando entre Ourense y Monforte, pero por la necesidad de llevar el tren a Lugo desde la ciudad de las Burgas para compensarla por haberse quedado fuera de la alta velocidad.

Programación

La programación inversora del Gobierno hasta el año 2025 asciende a 532 millones, pero solo se han licitado actuaciones por 98 millones, lo que apenas representa el 18% del total, con la particularidad de que el tramo que se está modernizando es una isla en la red interior

Ante este balance, la Consellería de Infraestruturas recuerda que el compromiso oficial es que el Corredor Atlántico estuviera operativo en el horizonte del año 2030. “Sin embargo, el ritmo de las actuaciones, la falta de noticias sobre la elaboración del imprescindible plan director y la opacidad en la gestión hacen que seamos pesimistas sobre las posibilidades de alcanzar es compromiso para Galicia”, se queja el departamento de Ethel Vázquez.

Preocupa “especialmente” a la Xunta la falta de impulso a la salida sur de Vigo, de la que solo se están haciendo estudios informativos, y la ausencia de planificación presupuestaria para el tramo Vigo-Ourense, “muy deteriorado y fundamental para la conexión del sur de Galicia con la Meseta”.

Preocupaciones que comparte el presidente de la CEP, Jorge Cebreiros, que exige máxima celeridad para la salida sur de Vigo, lo que permitirá que los trenes atraviesen la ciudad y no tengan que retroceder hasta Redondela para proseguir el camino, dado que las estaciones de Vigo son terminales.

Cebreiros lamenta la falta de impulso a este proyecto, sobre todo en un momento en el que Portugal hace una apuesta decidida por la conexión con Galicia. “Pero el Gobierno español está volcado con el Corredor Mediterráneo”, censura el presidente de la CEG. “Esto se ve en los presupuestos, las acciones, los actos institucionales... No pedimos que se discrimine el Mediterráneo, sino que al Noroeste se le dé el mismo trato”, sostiene Cebreiros.

Compartir el artículo

stats