Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El otro puente (en Asturias) que tuvo que ser derribado a los diez años

Sin que guarden relación, dos infraestructuras viarias sufren deterioros catastróficos al inicio de su vida útil

El puente de La Barrosa, con los trabajos de demolición, ya iniciados. | // FDV

El desplome del viaducto de El Castro en la Autovía del Noroeste carece de precedentes. En la historia de la red de carreteras de España no había sucedido nunca nada igual, aseguraba el Ministerio de Transportes en un primer diagnóstico del suceso que ha obligado a cortar la A-6 y desviar el tráfico por la N-VI por tiempo indefinido. El viaducto tenía 21 años de antigüedad y primero se derrumbó un tablero de 50 metros largo, el pasado 7 de junio. Nueve días después cayó un segundo vano.

Guardando las distancias, el pasado año el Ministerio de Transportes tuvo que echar abajo un puente de La Barrosa, en la N-634 a su paso por Salas (Asturias), y aún hoy se está en proceso de reconstrucción. Su antigüedad era de diez años y la causa de su deterioro fue el agua, que afectó a sus cimientos hasta poner en riesgo su integridad estructural. “El agua causó la degradación del material del relleno de los cargaderos, dando lugar a asientos y otros problemas que afectaban gravemente a la integridad de la estructura”, según el Ministerio.

Son dos incidentes que, pese a sus similitudes, no guardan ninguna relación, según el departamento que capitanea Raquel Sánchez, que llama a la calma: el hecho de que se hayan detectado con mucha antelación los problemas estructurales de La Barrosa y El Castro demuestra que el sistema de control y vigilancia ministerial es “muy bueno”.

Investigación

Sobre si se ha iniciado algún tipo de investigación o acción para determinar y reclamar responsabilidades por el deterioro prematuro del puente asturiano, que se reconstruye en la actualidad, el Ministerio contestó: “Como en toda infraestructura, y aunque desde su puesta en servicio se haya realizado su conservación de forma permanente y adecuada, las condiciones meteorológicas, el desgaste derivado de su uso y del paso del tiempo y otros factores pueden derivar en problemas como el que afecta al puente de la Barrosa, sin que ello suponga la existencia de errores o deficiencias en el proyecto o en su construcción”.

Transportes añadió que en el caso de La Barrosa, “salvo que investigaciones posteriores aporten alguna información adicional, con la información disponible hasta el momento todo indica que, pese a adoptarse todas las medidas adecuadas establecidas para este tipo de actuaciones, el problema fue causado por la entrada de agua en los cargaderos donde se apoya la estructura”.

En el caso del viaducto de la A-6, como hipótesis se baraja un problema oculto que no se detectó en las revisiones o bien que afectaron las tareas de reparación que se estaban llevando a cabo tras descubrirse una fuerte corrosión en los cables de tensado de los tableros.

Garantías

¿Lo ocurrido en La Barrosa y El Castro debe preocupar a los conductores de otras zonas de España? El Ministerio subrayó que en ambos casos los deterioros fueron detectados a tiempo. Explicó que las estructuras de su competencia, “desde su puesta en servicio, son sometidas regularmente a inspecciones técnicas con la finalidad de garantizar la seguridad de sus usuarios, así como para optimizar su vida útil al servicio de la sociedad”.

El Ministerio protagoniza tres tipos de inspecciones en todas las estructuras de su competencia. Por un lado, las “básicas o rutinarias”, gestionadas desde cada servicio provincial de conservación y efectuadas por el personal encargado del mantenimiento de la carretera. También impulsa “inspecciones principales”, gestionadas de forma centralizada y realizadas por personal especializado para la determinación minuciosa, de forma visual, del estado de los deterioros de los elementos. Y, asimismo, realiza “inspecciones especiales”, gestionadas de forma centralizada y realizadas con “todo tipo de equipos especiales y personal especializado” para estudiar en detalle las patologías estructurales, y elaborar informes del estado o proyectos de reparación de la obra.

Compartir el artículo

stats